Evo Banco (Bankinter) re­duce el di­fe­ren­cial va­riable por de­bajo del 0,80%

La banca relanza la guerra hipotecaria con márgenes de subsistencia

Las en­ti­dades no tienen claro las subidas de ti­pos, pero tratan de tomar la de­lan­tera

Tipos de interés
Tipos de interés

El que da pri­mero da dos ve­ces, tam­bién en el flo­re­ciente ne­gocio hi­po­te­cario de la banca es­pañola. Y el primer tri­mestre de 2022 está es­ce­ni­fi­cando un nuevo ca­pí­tulo, el ené­simo, de la in­ter­mi­nable guerra de los prés­tamos para compra de vi­vienda. Pero esta vez hay va­rios ele­mentos nuevos de tre­menda im­por­tancia que la hacen muy es­pe­cial, donde la con­signa es tomar la de­lan­tera a toda costa.

La invasión de Ucrania ha desbaratado en cuestión de una semana todas las expectativas. La subida desde el -0,50% al 0% esperada por el mercado para el tipo de facilidad de depósito este año, y la primera del precio oficial del dinero muy a finales de 2022 ya no están en absoluto claras. Lo refleja también el Euribor, que en la segunda mitad de febrero frenó su rally y bajó en tasa diaria desde el -0,208% hasta el -0,349%.

Como no podía ser de otra manera, los mercados son un mar de dudas. Pero algunos bancos no entienden de titubeos. Evo Banco acaba de anunciar que reduce hasta el 0,79% el diferencial sobre el Euribor que aplica a todas sus hipotecas. Ya ha saltado por los aires el nivel hasta ahora sagrado del 0,80% de la mano del banco 100% digital. Es propiedad de Bankinter, que a mediados del mes pasado ya bajó con fuerza el precio de las hipotecas variables.

Es en esa modalidad, la de las hipotecas ligadas al Euribor, donde se está librando la batalla ahora. La banca ha entendido que no puede sacrificar más los precios de los préstamos fijos, que de hecho han empezado a subir de forma todavía poco significativa. Aunque el conflicto de Ucrania complica la subida de tipos en Europa, muchas entidades entienden que la normalización de la política económica es cuestión de tiempo.

“Está claro que el final de la era de los tipos cero se va a retrasar, pero de lo que no cabe duda es de que es irreversible. Con diferenciales en torno al 0,80% en las hipotecas variables y tipos de interés fijos iniciales más bajos, los márgenes de los bancos van a ser mínimos durante algún tiempo. Pero lo normal es que el Euribor vuelva a positivo como muy tarde en 2024 y que la apuesta empiece a compensar”, señalan en fuentes del sector.

Bajan los mçárgenes

La presión en márgenes será de nuevo enorme en 2020. Aunque subieron de forma ininterrumpida en el último trimestre de 2021 y este arranque de 2022, los precios medios de las hipotecas fijas siguen siendo históricamente bajos. Y en el caso de los variables, los últimos movimientos en el sector financiero auguran una competencia brutal a corto y medio plazo.

Además de Bankinter y sus marcas Evo Banco y Coinc, otras entidades como Santander e ING también dan prioridad absoluta en sus ofertas a los préstamos variables pero sin desatender los fijos. O bien mejorando sus condiciones, o bien optando por subir los tipos de interés que aplican a las hipotecas a tipo fijo. La actividad es incesante y nuevas entidades se preparan para seguir esta tendencia, en algunos casos muy a su pesar.

“Creemos que el mercado hipotecario se está convirtiendo en un gran bazar. Todo ocurre demasiado rápido y seguimos en nuestra guerra mientras hay otra en marcha, la de Rusia y Ucrania, que puede poner todo patas arriba. Creo que habría sido mejor esperar antes de empezar a movernos masivamente, pero estamos todos muy agresivos. Nos toca lidiar con márgenes de auténtica subsistencia”, señalan en una entidad mediana.

Artículos relacionados