El con­flicto de Ucrania ha ta­pado las in­cer­ti­dum­bres que ge­ne­raban estos ac­tivos

Las criptomonedas brillan a tope con el doble aval regulatorio y geopolítico

El bit­coin ya re­cu­pera un 40% desde mí­nimos anuales y ejerce de valor re­fugio

Bitcoin.
Bitcoin.

No hay nada mejor que la au­sencia de ruido para pros­pe­rar. En medio de una guerra en el este de Europa y del de­bate sobre los tipos de in­terés que han aca­pa­rado por­tadas y de­bates en las úl­timas se­ma­nas, el bit­coin y la le­gión de crip­to­mo­nedas que le si­guen en el es­ca­lafón se están dando un fes­tín. No se trata ya de que la crip­to­mo­neda de ban­dera se haya dis­pa­rado un 40% desde los mí­nimos del año, sino de todo lo que lo ro­dea.

Las criptodivisas están entre las grandes vencedoras desde que empezó la invasión de Ucrania. Que Rusia haya utilizado estos activos para mover los capitales que habían sido bloqueados en los mecanismos tradicionales ha ayudado a los precios, sobre todo al principio. Pero hay muchos más factores que han permitido a las criptos volver con mucha fuerza a las carteras. Son muchas cosas las que han pasado en las últimas cinco semanas.

El más importante es el anuncio de que Estados Unidos se prepara para regular las criptomonedas y también se ha abierto a la creación de un dólar digital. Lo ha hecho con decreto de por medio, lo que ha sido interpretado como el final de un período de máxima beligerancia con estos activos. Queda camino por delante pero los pasos son firmes: en 2023 se podría lanzar en Estados Unidos el primer fondo cotizado en bolsa de bitcoin al contado.

"Estamos en pleno punto de inflexión respecto al reconocimiento de las criptodivisas. De la gran subida del bitcoin hasta las puertas de los 50.000 dólares, creo que la mitad tiene que ver con razones puras de mercado y la otra mitad con estos pasos adelante por parte de las entidades financieras y de los Gobiernos. Todo está transcurriendo a mucha velocidad, como no podía ser de otra manera con un activo tan popular", señalan en fuentes del sector.

Drogados a las cripto

Se calcula que alrededor de 40 millones de estadounidenses han utilizado ya las criptomonedas. ¿Se pueden poner puertas al mar en estas condiciones? Por ejemplo, un gigante como Goldman Sachs ha iniciado la negociación de un derivado vinculado al precio del bitcoin. Una operativa que sirve tanto para realizar operaciones de cobertura como para especular al máximo con estos activos. Otros grandes bancos podrían seguir sus pasos.

Y dentro de casa, en España, también hay avances significativos. El dueño de la bolsa española, SIX, ha anunciado el próximo lanzamiento de futuros sobre bitcoin y ethereum, las dos criptodivisas más grandes y líquidas. El objetivo es que este servicio esté operativo en el tercer trimestre del año, y que estos activos se puedan negociar más adelante las 24 horas del días durante los siete días de la semana. Un espaldarazo de primera en clave nacional.

De lo que no cabe duda es de que el universo de las criptos tiene cada vez más vida propia. Ethereum está afrontando en los últimos días una gran actualización técnica bautizada como "la fusión" que, sobre todo, hará que sea más eficiente desde el punto de vista energético. En plena oleada de cambios, las criptomonedas son cada vez más y mejor aceptadas. Son cada vez menos las voces que las niegan y se atreven a asignarles valor cero.

Con una cada vez mayor correlación con el índice Nasdaq, se puede afirmar que estos activos empiezan a cumplir ciertas reglas del juego. "Puede que estén perdiendo cierto morbo porque cada vez van menos por libre, pero no cabe duda de que cada vez se acercan más y más inversores. Y eso les da más tamaño y por lo tanto más consistencia. Creo que estamos en un camino que no tiene ya marcha atrás", señalan en una gran gestora nacional.

Artículos relacionados