Monitor de Infraestructuras

Los ex­pertos ad­vierten del efecto di­sua­sorio en los pro­pie­ta­rios para al­quilar sus vi­viendas

Ahora son los propietarios los que quieren ayudas públicas por el límite en los alquileres

Fotocasa re­salta el alivio que la li­mi­ta­ción de la subida su­pondrá para los in­qui­linos

Alquileres
Alquileres

Quien no llora no co­me... que decía el re­frán clá­sico. La agencia in­mo­bi­liaria Fotocasa ha afir­mado este lunes que la des­vin­cu­la­ción tem­poral del IPC en las re­no­va­ciones de los con­tratos de al­quiler anun­ciada por el pre­si­dente del Gobierno, Pedro Sánchez, su­pondrá "un claro res­piro" para los in­qui­li­nos, si bien ha re­cla­mado me­didas adi­cio­nales que com­pensen a los pro­pie­ta­rios por esta de­ci­sión.

Durante su intervención el foro 'Generación de oportunidades' promovido por Europa Press en colaboración con McKinsey & Company, el jefe del Ejecutivo ha adelantado que el plan nacional de respuesta a la guerra que aprobará mañana el Consejo de Ministros incluirá limitar al 2% las revisiones de las subidas de los precios de los contratos de alquiler en los próximos tres meses para ayudar a los ciudadanos a sortear los efectos del conflicto en Ucrania.

El portal reconoce que esta medida ayudará a los inquilinos a pagar sus rentas en un contexto de inflación "desbocada" y con una elevada factura energética y del gas.

Fotocasa cifra en un aumento próximo a los 85 euros mensuales (más de 1.000 euros al año) lo que supondría vincular al IPC el precio del alquiler de un piso en Madrid o Barcelona, que cuesta mensualmente entre 1.200 euros y 1.300 euros. Una cantidad "asfixiante" para quienes sus salarios no han aumentado al mismo ritmo, según admite el portal inmobiliario.

Ahora bien, Fotocasa ha advertido de que "la intervención en un mercado tan sensible como el del alquiler con medidas limitadoras puede llegar a tener consecuencias contrarias a las buscadas".

Aunque la inflación afecta en mayor medida al inquilino, el portal avisa de que el arrendatario también se verá perjudicado, no sólo porque dejará de percibir una cantidad estipulada en el contrato, sino porque varios de los gastos directos de la vivienda a los que el propietario tiene que hacer frente "también es probable que se incrementen".

"La Administración debería añadir medidas adicionales para que este límite del IPC no recaiga sobre los hombros de los propietarios, sino que también se apliquen fórmulas de compensación para que no se vean afectados", sostiene Fotocasa, que considera que tanto los inquilinos como los propietarios merecen "medidas excepcionales".

Asimismo, alerta de que el arrendatario, "si se encuentra en un ambiente desincentivador con modificaciones continuas de la normativa", podría preferir el mercado de la compraventa en lugar del alquiler, "lo que contraería aún más la oferta".

Artículos relacionados