BOLSA

Grifols, mucho que recuperar

El fa­vo­rable vuelco de los ana­listas hacia Grifols en estas úl­timas se­manas en es­pe­cial de la firma ale­mana Berenberg que ha re­co­men­dado com­prar tras fijar un precio ob­je­tivo de 28,8 euros por ac­ción está ayu­dando al grupo a con­tener la san­gría su­frida en el úl­timo año y me­dio. De he­cho, sus tí­tulos han lle­gado a co­tizar en fe­brero a su nivel más bajo desde 2014.

En cualquier caso, el laboratorio busca confirmar esta dosis de confianza depositada por los analistas con nuevas noticias positivas sobre su negocio que permitan ayudar a incentivar el rebote.

La semana pasada, el productor de plasma anunció un acuerdo de colaboración con Endpoint Health, especialista en tratamientos de medicina de precisión y dedicada a abordar las necesidades urgentes de las enfermedades de origen inmunológico que requieren cuidados intensivos, para desarrollar y comercializar un tratamiento con Antitrombina III (AT-III) para tratar la Sepsis.

"Con esta colaboración esperamos ver los efectos terapéuticos beneficiosos de la Antitrombina III en Sepsis y confiamos en que la combinación con pruebas diagnósticas de medicina de precisión mejorará los resultados en pacientes", ha señalado Víctor Grifols Deu, co-consejero delegado de Grifols.

El laboratorio español aportará su experiencia en tratamientos con proteínas plasmáticas y será el proveedor exclusivo de AT-III, utilizada en el tratamiento de pacientes con trastornos de coagulación de la sangre. Además, el grupo se ha comprometido a aportar hasta 25 millones de dólares para apoyar el programa de desarrollo clínico. De este modo, refuerza su objetivo de impulsar el crecimiento sostenible a través de la innovación.

Durante 2022, se presentará una solicitud de Nuevo Medicamento de Investigación (IND, por sus siglas en inglés) a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para la fase II del ensayo clínico de la AT-III de Grifols.

Se trata del único tratamiento con proteínas plasmáticas autorizado y aprobado por la FDA en EEUU para tratar el déficit de antitrombina, un trastorno hereditario de la coagulación de la sangre.

Endpoint Health, por su parte, gestionará el desarrollo clínico, el proceso de aprobación regulatoria y la comercialización. Además, aplicará en un ensayo clínico de fase II su tecnología de inteligencia artificial y su prueba diagnóstica patentada para identificar a los pacientes sépticos con mayor probabilidad de responder al tratamiento con AT-III. Tras la aprobación de la FDA, Grifols y Endpoint Health invertirán en la ampliación de la producción de AT-III en las instalaciones de Grifols.

Gracias a esta noticia y las perspectivas de un crecimiento de la demanda de plasma fruto del conflicto al este de Europa la acción ha logrado rebotar desde sus mínimos de los último ocho años. Este rebote le ha permitido recuperar los 17 euros por título, que de consolidar marcarían la recuperación de la tendencia alcista.

Con todo, señalan los expertos, todavía no ha salido de la negativa fase bajista que viene desarrollando en el último año y medio y corre el riesgo de seguir cayendo sin un soporte claro hasta los 13,7 euros por acción. Eso no dejaría mucho margen para el optimismo mostrado por los analistas fundamentales.

Artículos relacionados