El pre­si­dente del Gobierno mo­vi­liza a todos los mi­nis­tros con sec­tores afec­tados por la crisis

Sánchez impone la ley del silencio a las eléctricas hasta que Bruselas decida sobre tarifas

Iberdrola aplaza ‘sine die’ el Día del Inversor, pre­visto para el pró­ximo día 22, en Londres

Tormenta sobre el precio de la luz.
Tormenta sobre el precio de la luz.

El Gobierno ha pe­dido dis­cre­ción, in­cluso si­lencio to­tal, a las em­presas eléc­tricas ante la grave si­tua­ción ener­gé­tica que vive el país con los pre­cios de la luz y de los com­bus­ti­bles dis­pa­ra­dos, por culpa de los ele­vados costes del gas y del pe­tróleo acre­cen­tado por la guerra de Ucrania. Iberdrola co­mu­nicó el pa­sado 11 de marzo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el apla­za­miento de la ce­le­bra­ción del Markets Day, pre­visto para el 22 de marzo, en Londres. Naturgy, que ce­lebró este martes junta ge­ne­ral, apenas se li­mitó a re­saltar el valor del gas.

El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha movilizado a todos los ministros cuyos sectores se ven fuertemente afectados por los precios de la energía que tengan visibilidad y se reúnan con las patronales sectoriales. La huelga de transportistas, el amarre de las flotas pesqueras por los precios del gasóleo y el cierre de producción de empresas electrointensivas, como azulejeras, cementeras y siderúrgicas por el coste de la luz, han puesto en guardia al Gobierno, que teme un desplome de la economía y el riesgo grave de una posible estanflación en el país.

El propio Sánchez emprende esta semana una gira por varios países de la Unión Europea para lograr su apoyo en las propuestas que el Ejecutivo quiere sacar adelante en el Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo próximo.

Sánchez se reunirá hoy, día 16 en Madrid, con el primer ministro de Croacia, Andrej Plenkovic, y, por la tarde, viajará a Eslovaquia. Igualmente, está previsto una visita a Rumanía en Italia, donde coincidirá con representantes de los gobiernos de Portugal y Grecia. Alemania e Irlanda figuran también pero están pendientes de que pueda cerrarse la agenda.

Plan de choque de Sánchez

La principal propuesta que Sánchez lleva en la cartera es desacoplar el precio del gas del mercado eléctrico, de forma que no marque el coste final del megavatio hora (MWh). Un segundo punto a debatir es topar los precios de la energía, realizar compras centralizadas de gas por parte de todos los Estados de los 27 países de la UE, acelerar el plan de renovables y desatascar las interconexiones de gas en España con Europa a través de Francia.

El país galo ha bloqueado, hasta ahora, cualquier intento de extender la red de gasoductos desde España hacia en el Norte de Europa. La enorme dependencia del gas de Rusia por parte de los países del Norte -más de un 40% del gas que se consume procede de Rusia-, ha provocado que los precios se hayan disparado por el desabastecimiento del gas ruso y los cortes de suministro del Kremlin. Esta situación obligará a partir de ahora a la Comisión Europea a abrir nuevas redes de abastecimiento y acelerar la conexión por el sur de Europa.

Los sectores con más peso

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, se verá hoy también con las asociaciones de la industria electrointensiva y del gas para abordar la propuesta española. El sector siderúrgico y la metalurgia son dos de los sectores que están siendo muy activos en meter presión al Gobierno para que adopte medidas urgentes.

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha reivindicado, por su parte, que se cambie “ya” la fórmula para calcular el precio de la electricidad y que se rebaje el IVA, ante el encarecimiento de las materias primas y los productos como consecuencia de la guerra de Ucrania.

Las eléctricas, en silencio

Respecto al sector eléctrico, mantiene por ahora cierto mutismo, bien sea porque quieren esperar a conocer los efectos que tendrán sobre sus resultados las medidas que adopte el Gobierno, o bien porque el propio Sánchez les ha pedido que no echen más leña al fuego hasta conocer definitivamente los acuerdos que salen del Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo.

De momento, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha decidido aplazar la celebración del día del Capital Markets Day (día del inversor) que se iba a celebrar el próximo 22 de marzo en Londres. En ese encuentro con los analistas, la eléctrica tenía previsto dar a conocer alguna modificación en su plan estratégico. Galán iba a anunciar, además, las nuevas previsiones financieras del grupo y el futuro plan de negocio.

Sin embargo, el pasado 11 de marzo la eléctrica comunicó a la CNMV el aplazamiento sin señalar nueva fecha. La utility aplazó en 2020 la celebración del Día del Inversor por culpa de la pandemia.

En este caso, la razón viene motivada por la incertidumbre que actualmente existe sobre el sector, a la espera de las medidas que adopte Bruselas, y que pueden afectar, en alguna medida importante, a los resultados futuros de las energéticas. Bruselas anunció el pasado día 8 que iba a estudiar mecanismos de cara a optimizar el diseño del mercado de la electricidad como, por ejemplo, aprovechar los beneficios de las energías de bajo coste -es decir, la hidráulica y la nuclear-, y abrir un marco de ayudas para sectores y empresas afectadas.

En este sentido, Bruselas dejaba la puerta abierta para que los Estados miembros puedan redistribuir los ingresos de los elevados beneficios del sector energético y el comercio de emisiones entre los consumidores. Además, los Gobiernos podrán habilitar medidas fiscales temporales para gravar los conocidos como “beneficios caídos del cielo”.

El sector eléctrico no ha dicho nada al respecto. En la junta de accionistas, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, no ha hecho ninguna mención ni ha comentado lo que las empresas piensan debería hacerse. Reynés ha reconocido, en cambio, que, tanto el último trimestre de 2021 como el primer trimestres de 2022, han sido muy convulsos en lo relativo al mercado eléctrico. Ha señalado que se ha producido una escalada de precios energéticos sin precedentes, no solo en España sino también en toda Europa, debido a los elevados precios spot del gas y los derechos de emisión.

Artículos relacionados