En Europa, Unicredit con­firma el di­vi­dendo a pesar del ‘palo’ de Rusia

La rentabilidad por dividendo, el gran reclamo tras el desplome bursátil de bancos y empresas

Los ren­di­mientos entre el 5% y el 7% per­miten en­trar con red de se­gu­ridad

Bolsas mundiales
Bolsas mundiales

Que crisis es si­nó­nimo de opor­tu­nidad lo de­muestra el au­mento de las ren­ta­bi­li­dades por di­vi­dendo de la banca eu­ro­pea, sobre todo la es­pañola. El des­plome de las co­ti­za­ciones desde la se­gunda quin­cena de fe­brero ha dis­pa­rado los ren­di­mientos de las en­ti­dades hasta ni­veles que, en el caso de los bancos do­més­ti­cos, se si­túan ya como mí­nimo por en­cima del 5% y, en el mejor de los ca­sos, por en­cima del 7%. Porcentajes muy se­duc­tores para los ca­za­gan­gas. Lo mismo su­cede con las grandes em­pre­sas, como Telefónica o Mapfre.

Que crisis es sinónimo de oportunidad lo demuestra el aumento de las rentabilidades por dividendo de la banca europea. El desplome de las cotizaciones desde la segunda quincena de febrero ha disparado los rendimientos de las entidades hasta niveles que, en el caso de los bancos españoles, se sitúan ya como mínimo por encima del 5% y, en el mejor de los casos, por encima del 7%. Porcentajes muy seductores para los cazagangas.

“Las caídas han sido enormes en todos los casos y en otros, como el de Banco de Sabadell, que llegó a dejarse atrás una subida de más del 60% en 2020, sencillamente impresionantes. Creo que ha habido una sobreventa clarísima cuyo primer efecto es que abre una puerta que ya estaba cerrada para entrar en banca con valoraciones otra vez atractivas y con la red de seguridad que supone el dividendo”, señalan en un gran ‘broker’ nacional.

Firmamento bursátil

Naturalmente, no es tan fácil como disparar a gol a puerta vacía. Entrar en bancos ahora exige riesgo, porque la guerra en Ucrania ha roto ya se verá en cuántos pedazos el calendario de subidas de tipos de interés que había convertido al sector en la estrella más rutilante del firmamento bursátil en 2022. Ahora toca empezar de nuevo después de un desplome de grandes proporciones en bolsa y enormes dudas sobre el impacto del conflicto en la economía mundial. De momento, el sector sube un 10% en dos sesiones.

“No me canso de repetir que las bolsas suelen recuperarse muy bien de los impactos negativos de los conflictos geopolíticos. Quizá estemos ante una oportunidad única de entrar en banca, porque los tipos de interés acabarán subiendo. Pero hay que asumir que por el camino habrá que aceptar mucha volatilidad y más de un susto, sobre todo si la guerra se alarga en el tiempo”, señalan en una gestora española que se está cargando de acciones de bancos.

Una de las claves es si podría estar en riesgo el dividendo que se ha convertido en el gran reclamo para empezar a tomar posiciones en banca. UniCredit acaba de confirmar su intención de retribuir a sus accionistas con 1.200 millones de euros con cargo a las cuentas del año pasado. Una apuesta fuerte teniendo en cuenta que tiene una exposición de 7.400 millones de euros en Rusia, que el banco italiano asegura tener bajo control.

Otra cosa será que la entidad transalpina pueda sacar adelante su programa de recompra de acciones sin poner en riesgo el ratio de capital clave del 13%. En este sentido, los expertos señalan que por comparación la exposición de los bancos españoles a Rusia no es preocupante y que la fortaleza de las cuentas de 2021 les da un elevado potencial de resistencia frente a cisnes negros como la invasión de Ucrania. ¿Ha llegado el momento de entrar?

Descuentos decisivos

Con todas las cautelas, algunas de las grandes firmas mundiales están poniendo a sus clientes en la pista de la banca en bolsa. Citi cree que lo peor ya ha pasado, Berenberg pone el acento en los grandes descuentos de bancos como CaixaBank y Unicaja, ambos con rentabilidades por dividendo en torno al 6,5%. Mientras, UBS recomienda comprar títulos de las dos anteriores además de Santander y Sabadell -en este caso el rendimiento por dividendo está en el 5,5%- a pesar de que el escenario sigue siendo muy complejo.

“De lo que se trata es de apostar porque el impacto de la guerra no va a provocar una caída significativa de los beneficios de la banca dentro del escenario más conservador que teníamos antes del conflicto. El exceso de capital que disfruta la banca española en un aval a corto y a medio plazo. Claro que hay riesgo si se entra ahora, pero también un potencial alcista enorme si el conflicto de Ucrania no va a mucho más”, señala un veterano analista que cree que después de una caída que ha llegado a superar el 20%, el sector ya está en disposición de cambiar de dirección en bolsa.

Artículos relacionados