Dudas sobre una pri­mera subida de tipos en 2022 en la Eurozona y EEUU

La guerra en Ucrania aleja la subida de tipos, pero refuerza el atractivo de la banca

Firmas como Citigroup acon­sejan en­tran en bancos apro­ve­chando la co­rrec­ción

BCE.
BCE.

En los mo­mentos de con­fu­sión son los más in­tré­pidos los que se llevan la palma. También en bolsa, donde el ataque ruso a Ucrania puede estar sir­viendo en ban­deja una opor­tu­nidad puede que in­me­jo­rable en 2022 para en­trar en el sector más ca­liente del mer­cado es­pañol. La banca, cuyas co­ti­za­ciones es­taban hace apenas dos se­manas en unos ni­veles que por muy altos im­po­nían mucho res­peto, vuelve a ser muy atrac­tiva.

Los números son esclarecedores. El 10 de febrero, la banca española marcaba máximos del año con subidas anuales que sobrepasaban holgadamente el 20%. Ahora, este avance se limita a un mucho más razonable 10% después de una corrección de alto alcance que había comenzado mucho antes de que Rusia apretara el gatillo en Ucrania. El conflicto bélico no ha hecho sino acelerar una corrección de libro.

“Todo estaba preparado para que bajara la marea. Hemos asistido a un rally vertiginoso de la banca en bolsa, que de ninguna manera era sostenible. La invasión de Ucrania ha acelerado las ventas de los más nerviosos, pero al mismo tiempo ha devuelto a los precios a unos niveles que han disparado las compras de los inversores con más sangre fría”, señalan en uno de los mayores ‘broker’ del mercado español.

Efectivamente, caídas como la de Banco Santander por debajo de los 3 euros activaron las órdenes de acaparar acciones a precios impensables hace 10 sesiones. Y es que la banca puede seguir siendo penalizada por la expectativa de que la guerra frene los planes de reducción de estímulos de los bancos centrales, pero de lo que no cabe duda es de que más pronto que tarde los tipos acabarán subiendo y la banca recuperando niveles.

Los expertos siguen insistiendo en que episodios como el de Ucrania no han pasado grandes facturas a los mercados a largo plazo. Y un sector tan de moda como el financiero es el objetivo número uno de quienes buscan algo más que un rebote a corto plazo y creen que un retraso de la subida de tipos en Europa -el mercado daba por hecho un alza de 0,25 puntos básicos en diciembre de 2022- no sería una tragedia.

BCE: muy pronto

El viernes, el propio BCE aseguró por boca de su presidenta Christine Lagarde que aún es “muy pronto” para evaluar si la invasión puede retrasar la retirada de estímulos en la zona euro y aseguró que la entidad está preparada para actuar en cuanto sea preciso. Un mensaje de confianza necesario a la espera de que se dilucide si la guerra es de largo alcance o si se solucionará rápidamente por la vía diplomática.

Con estas cartas sobre la mesa, los expertos creen que la banca se adentra en un terreno difícil a corto plazo, pero lleno de oportunidades para los que sepan aprovechar los momentos para comprar bien y barato. “La volatilidad va a ser extraordinaria, y eso siempre es una oportunidad. Pero en un sector como el bancario, la mejor táctica es ir haciendo cartera a medio plazo aprovechando el ajsute”, señalan fuentes bursátiles”.

Citi -y otros muchos más 'sotto voce'- se ha apresurado ya a aconsejar la compra de bancos en este episodio de fuertes volatilidades -las del viernes fueron extraordinarias, con subida final del 3,6% para el sector- con el argumento de que este sector es el que suele reaccionar más rápido cuando se despejan la incertidumbres tras graves crisis como la actual. Máxime teniendo en cuenta que la subida de tipos es inevitable y los bancos los grandes beneficiados.

Artículos relacionados