La pan­demia no ha pa­ra­li­zado al sector más di­ná­mico de la eco­nomía es­pañola es­pañola

El sector exterior de mercancías refleja una economía española muy competitiva

Madrid y Asturias, las dos co­mu­ni­dades que más em­puje ex­por­tador han mos­trado en 2021

Exportaciones
Exportaciones

El valor de las ex­por­ta­ciones e im­por­ta­ciones es­pañolas con el resto del mundo re­gistra un ré­cord en 2021 en re­la­ción a los úl­timos 10 años. Dinamismo por ambos lados aunque por obra y gracia del alza de los pre­cios de los pro­ductos ener­gé­ticos se man­tiene el dé­ficit co­mer­cial to­tal. Dos años de pan­demia no han fre­nado el avance de las ex­por­ta­ciones e im­por­ta­cio­nes, no han de­te­nido la com­pe­ti­ti­vidad ex­por­ta­dora de la eco­nomía es­pañola, que ha sal­vado el tipo gra­cias al em­puje ex­por­ta­dor.

La evolución de esas ventas y compras de mercancías españolas con el resto de la economía global desmiente y anula uno de los efectos de la crispación política en la recuperación de la actividad productiva. Seamos serios.

Las autoridades autonómicas catalanas y vascas se autofelicitan a través de sus medios de comunicación por los buenos resultados de la actividad exportadora de sus empresas. Felicitación extensiva, sin embargo, a prácticamente el resto no de todos los territorios autonómicos. En primer lugar y por encima de todos destaca destacan los avances de Madrid y del Principado de Asturias. Economías ágiles y dinamizadoras. . Los datos

En 2021, las exportaciones aumentaron un 21,2% sobre el año anterior, con una cifra total de 316. 609 millones de euros, por encima de los 290.893 millones de2.019.

El saldo comercial de 2021 registró un déficit de 26 177 millones de euros, prácticamente el doble del contabilizado el año anterior pero inferior en cualquier caso a los déficits los años 2019 y 2018. Asimismo, la tasa de cobertura entre exportaciones e importaciones refleja esa favorable evolución entre las ventas y compras al exterior En 2021, la tasa de cobertura se ha situado en el 92,4%, dos puntos y pico por encima del 90,2 y 89,2 de los dos últimos años pre pandémicos.

La UE, principal cliente

La UE continúa siendo el principal y destacadísimo cliente, a la vez que su participación sigue creciendo no solo sobre el año anterior sino sobre los previos, antes de la pandemia. Las ventas españolas a la UE avanzaron un 24% con relación a 2020 mientras sólo lo hacían en un 17,3% con los países no comunitarios.

En resumen, un mayor superávit comercial con la UE y con la zona euro. Por el contrario, se amplió el déficit comercial con los países no comunitarios, especialmente con los suministradores de productos energéticos. Lógico ante los precios desorbitados de las materias primas y el petróleo y gas.

El incremento interanual de las exportaciones, un 21,2%, superó al registrado en la zona euro y la UE (17,1% en los dos casos). El dinamismo exportador español superó al de Alemania, 13,9%, Francia, 15,2%, o el 9,4% del Reino Unido. Sólo China, con un crecimiento del 21,2%, se alineó con el español.

Buenas expectativas

La desagregación por sectores exportadores sitúa a la maquinaria-bienes de equipo en cabeza, seguidos por los alimentos. Entre las importaciones también ocupan el primer lugar los bienes de equipo, demostración del impulso inversor doméstico.

Los productos energéticos a causa de la elevación de los precios señalan un incremento en el valor de estas compras del 72,3% en tasa interanual. Los productores de petróleo -y China por otro- siguen siendo la razón del déficit comercial español.

El año 2021, pese a sus episodios de covid, precios de la energía, escasez de semiconductores y descenso en el número de turistas, no ha sido obstáculo para esa buena salud del sector exterior.

Otro año más la economía española confirma un alto nivel de competitividad, que se traduce en un nuevo saldo positivo de la balanza de pagos por cuenta corriente.

Artículos relacionados