Monitor de Latinoamérica

Buenos Aires re­ci­birá 23.700 mi­llones para fi­nan­ciar y eje­cutar pro­yectos

China mete presión al ‘fichar’ a Argentina para su Ruta de la Seda

El in­greso fa­ci­lita más in­ver­siones asiá­ticas en sec­tores de in­terés para España

Inversión de China
Inversión de China

China con­tinúa su ofen­siva eco­nó­mica en Latam ante la alarma de la Unión Europea y de Estados Unidos, que per­geñan planes para no perder po­si­ciones allí, que se ven muy ame­na­za­das. Con la re­ciente ad­he­sión de Argentina a la ‘Nueva Ruta de la Seda’, el Gobierno de Pekín eleva su in­fluencia en el área, in­cluso si su in­ver­sión se ha re­du­cido en los dos años de pan­de­mia, tras va­rios ejer­ci­cios de im­pre­sio­nante alza desde 2000.

Argentina obtendrá 23.700 millones para financiar inversiones en áreas que interesan a las firmas españolas y en las que las chinas serán aún más competencia que nunca.

Acuciada por problemas económicos y necesidad de inversión extranjera, la Argentina del presidente Alberto Fernández, que recientemente anunció un pacto con el FMI para renegociar su abultada deuda de 44.500 millones, se suma así al proyecto estratégico estrella de la diplomacia económica china.

Una ‘Iniciativa de la Franja y la Ruta’ con la que Pekín quiere convertirse en actor global poderoso en el área; a la que se han adherido ya 145 países de Europa, Asia, África y Latam, y que levanta ampollas en Bruselas y Washington, donde se juzga el plan un intento de desplazar la posición económica, comercial e inversora de las firmas europeas y norteamericanas.

Argentina, ya antes de la firma uno de los grandes socios de Pekín en Latam, y que recibirá a cambio un aumento inversor del gigante asiático, se convierte en el socio 20 de la Ruta en Latam, tras Panamá, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Uruguay, Venezuela, Costa Rica, Cuba, Dominicana, El Salvador, Antigua, Barbados, Granada, Guyana, Jamaica, Surinam y Trinidad y Tobago.

México y Brasil, no por ahora

Colombia no se ha pronunciado sobre su adhesión a la Ruta, iniciativa a la que Brasil “no ve necesidad de sumarse”, dado de que ya tiene una asociación estratégica con China y sobre la que México se deja querer, sin comprometerse de momento, ante el escaso interés del empresariado mexicano (más pendiente de EEUU) por el mercado chino y las trabas que fija el T-MEC a que las firmas chinas se radiquen en el país. China es, no obstante, segundo socio comercial tras EEUU y México desea avanzar en una relación estratégica.

El presidente Fernández selló la incorporación argentina en su reciente cumbre en Pekín con Xi Jinping y destacó que Buenos Aires rubricará varios acuerdos que garantizan financiación para inversiones por 23.700 millones de dólares (20.700 millones de euros). La financiación se recibirá en dos tramos, uno ya aprobado de 14.000 millones en el Diálogo Estratégico para la Cooperación y Coordinación Económica. Argentina ha firmado, además, 13 documentos de cooperación, entre los que destacan los de desarrollo verde y economía digital.

Los proyectos de inversión directa china en Argentina, que llegarán a través de instituciones financieras privadas o gubernamentales chinas y de organismos como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, abarcan además sectores en los que destaca la presencia española, como infraestructuras, energía, agua, construcción, transporte, digitalización y telecos. China está interesada en proyectos como la Hidrovía del Paraná; la construcción de un polo logístico antártico o la ejecución de una nueva central atómica.

En los últimos meses, China, EEUU y la UE han acelerado su apuesta por Latam, en una carrera por estimular comercio e inversiones arrimando el ascua a su sardina. La Ruta, anunciada en 2013, proyecta financiar con cuatro billones de dólares, infraestructuras y desarrollo tecnológico. Pekín, gran comprador de materias primas en Latam, es ya segundo socio comercial del área y el primero en Sudamérica, Brasil, Chile y Perú. Y uno de los grandes inversores en Venezuela, Brasil, Ecuador y Argentina, pero también en Panamá y Perú. Hoy más de 2.500 empresas chinas están en Latam.

En Washington hay aprensión por el avance chino. La Administración Biden tiene ya en cartera un gran plan de in¬ver¬sión en in¬fra¬es¬truc¬tura en Latam, Build Back Better World, alternativo a la Ruta y en el que fija altos estándares laborales, respeto medioambiental y transparencia financiera. La propuesta pretende movilizar capital privado y de instituciones financieras.

Ruta de la Seda Digital

En la UE, y después de que su alto representante, Josep Borrell, subrayara la necesidad de actuar para evitar que Europa sea relegada en Latam, la Comisión anunció a fines de 2011 un plan inversor en América Latina, Sudeste de Asia y África para frenar la ofensiva china. Un plan, ‘Puerta Global’, destinado a facilitar 300.000 millones de euros en infraestructura digital y transporte y ser “verdadera alternativa” a la Ruta, ofreciendo subvenciones y no préstamos; evitando cotas insostenibles de deuda y con estándares laborales y de sostenibilidad. La prioridad: impulsar transición ecológica y digital.

Los críticos de China acusan a Pekín de atraer a los países con préstamos inicialmente baratos que se convierten en trampa de deuda, y de no respetar estándares laborales. Las inversiones chinas en Latam son amplias, desde agro a minería, ferrocarril e hidroeléctricas. Y, últimamente, son cada vez más tecnológicas, lo que inquieta aún más a la UE y EEUU.

Se estima que el capital chino invierte especialmente ya en Latam en el sector tecnológico. Inquieta en la UE y EEUU la Ruta de la Seda Digital, iniciativa en la que Argentina está involucrada, con colaboración de la china Huawei con Arsat. En Washington preocupa que la oferta china de tecnología 5G desplace a la suya. Y en la UE se ve con suspicacia la ayuda china para cerrar la brecha digital y el hecho de que Huawei acelere en la región ante las europeas Nokia y Ericsson. Y se llama ya a crear un plan europeo específico de digitalización para Latam y a afianzar las telecos como primer sector estratégico y crítico.

Artículos relacionados