El precio del metal ama­rillo al­canzó el má­ximo en nueve meses en los 1.878,88 dó­lares

El oro amenaza con dispararse hasta 2.150 dólares por la tensión en Ucrania

Se suma a la ele­vada in­fla­ción y re­fuerza su papel como ac­tivo re­fugio en tiempos de crisis

Oro
Oro

La tensa si­tua­ción en Ucrania y la ame­naza de un con­flicto de con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles se ha con­ver­tido en un ca­ta­li­zador del in­terés por el oro por parte de los in­ver­sores mun­dia­les. La ten­sión pre­bé­lica se suma a la in­fla­ción dis­pa­rada y re­fuerza el papel de ac­tivo re­fugio del metal ama­ri­llo. Goldman Sachs ad­vierte que el precio del oro po­dría dis­pa­rarse hasta los 2.150 dó­lares por onza en un ho­ri­zonte de 12 me­ses.

Jeffrey Currie, jefe de investigación en materias primas de Goldman Sachs, considera que “para los inversores que buscan una forma de proteger sus carteras de los riesgos de una desaceleración del crecimiento y la caída de las valoraciones, creemos que una posición larga en oro sería más eficaz en el entorno macroeconómico actual”.

Asimismo, considera que la aversión al riesgo es un importante impulsor del interés de inversión en oro frente a activos como las acciones y, en mayor medida, frente a Bitcoin.

En el caso de que se tomase la inflación como elemento dinamizador del oro, la situación no estaría tan clara, como asegura Jeff Christian, director gerente de CPM Group, al señalar que “históricamente el oro ha necesitado niveles de inflación mucho más altos que los que reportó EE. UU. en 2021 antes de que suba. Más específicamente, el oro necesita que la inflación supere el 7%”.

Los metales preciosos registraron ayer un retroceso, como consecuencia del anuncio de la retirada de una parte del contingente ruso apostado a las puertas de la frontera con Ucrania. Sin embargo, el precio de la onza troy (31,1 gramos) alcanzaba el martes el nivel más alto en ocho meses en los 1.878,88 dólares, sus valores más altos de los últimos nueve meses, cota que ha recuperado por la escalada de tensión en Ucrania.

“Debido a la crisis de Ucrania, el oro está respaldado a través del canal de inflación debido a los precios más altos del crudo y a través del canal de aversión al riesgo debido a la disminución de las existencias, indicó Stephen Innes, socio gerente de SPI Asset Management” preguntado por la agencia Reuters. "Si perdemos ese impulso de Ucrania, entonces el oro se desvanece bastante rápido", dijo Innes.

División de opiniones

A pesar de la tensión geopolítica, hay división de opiniones. Algunos medios consideran que la revaluación del oro no es más que un espejismo que puede llevar a engaño a los inversores. Para ello, recuerdan el caso de la invasión de Crimea. “Quizás el precedente histórico más cercano a la crisis actual fue la anexión de Crimea por parte de Rusia a finales de febrero de 2014. Un mes después de que Rusia enviara soldados a Crimea, el precio de los lingotes de oro era un 3% más bajo que el día anterior. Tres meses después, era un 5,8% más bajo que antes de la invasión”, advierte MarketWatch.

Hace unos días, con unos niveles de tensión geopolítica bastante menores que los actuales, ya había quienes renegaban del poder del oro como activo refugio ante la elevada inflación. El experto Ross Norman indicaba que el precio de la onza va a fluctuar este año entre los 1.675 y los 1.850 dólares (nivel que pulverizó de lejos este martes).

Artículos relacionados