BOLSA

Ezentis, muchos desencuentros

La sa­lida de César Alierta de Ezentis, car­gando contra la ac­tual ges­tión del grupo, ha vuelto a poner en evi­dencia las dudas en torno a la com­pañía desde la lle­gada de José Elías como socio de re­fe­ren­cia.

Una retirada basada en los continuos desencuentros con el nuevo modelo de negocio del grupo.

Uno de los primeros choques se produjo ante las intenciones del nuevo equipo gestor de redes de telecomunicación y energía de fusionar la compañía con Rocío Servicios Fotovoltaicos del grupo Audax con un canje muy desfavorable para los accionistas de Ezentis. Operación frustrada ante las exigencias de la CNMV a José Elías de lanzar una opa.

La gota que ha colmado el vaso ha sido la frustrada venta del grupo de los negocios en Latinoamérica con el fin de focalizar su estrategia en Europa. Al no cumplirse sus objetivos de inversión de desarrollo europeo de la compañía en fibra, 5G y energías renovables, así como la dilución del peso del negocio latinoamericano, achacable al actual equipo, el ex presidente de Telefónica; invertido desde 2017 a través de la sicav familiar, Lierde; ha optado finalmente por vender su participación cercana a un millón de euros.

Este duro golpe tanto de imagen como por la mayor presión de papel en el mercado que ha llevado a Ezentis hasta cerca de su suelo en 0,173 euros por acción registrado el pasado mes de diciembre.

No obstante, una vez tanteado los mínimos, el valor ha iniciado un rebote en busca de recuperar el nivel de los 0,19 euros que le confiera tranquilidad. El problema, señalan los expertos técnicos, si esta recuperación se debe a excesos de sobreventa, lo cual podría anticipar nuevas subidas, o simplemente se trata de lo que el argot bursátil se denomina el “rebote del gato muerto”.

Para colmo de males, la agitación geopolítica en Ucrania ha venido a enturbiar aún más su posición a corto plazo.

Artículos relacionados