BOLSA

Ence, en el radar de los inversores

Los ope­ra­dores han vuelto a de­tectar en su radar al grupo Ence como una buena opor­tu­ni­dad. Entre los mo­tivos se en­cuentra el re­bote que pro­ta­go­niza en las úl­timas se­ma­nas, las buenas pre­vi­siones de re­sul­tados y la me­jora de las re­co­men­da­cio­nes. Entre estas úl­timas des­taca el con­sejo de com­prar de Berenberg tras subir su precio ob­je­tivo hasta los 4 eu­ros.

La casa de análisis alemana cree que, más allá de los problemas por resolver con su fábrica de Pontevedra, los resultados del grupo papelero y energético, previstos para el próximo 28 de febrero superará con creces al consenso del mercado, en especial en su capacidad de generación de caja cuando presente sus cuentas.

"Desde nuestro inicio de cobertura, el 15 de noviembre”, señala la firma en su informe, “las acciones se han mantenido prácticamente planas, y nuestra tesis de inversión no ha cambiado: creemos que la empresa generará un 67% de su capitalización bursátil en flujo de caja libre para finales de 2023". Algo que el mercado no está recogiendo por el momento.

En este sentido, en la firma apuntan, “que la generación de flujo de caja se pondrá de manifiesto en los resultados de todo el año, por lo que consideran que, con la valoración actual, Ence ofrece una oportunidad de compra muy clara”.

A ello se suma los mayores precios de la celulosa y de la energía en base a las expectativas, así como un entorno de divisas más favorable. Además, los precios de la celulosa en Europa para febrero estarán por encima de los máximos históricos del segundo semestre de 2021, lo que indica que el fuerte entorno operativo continuará durante más tiempo del previsto, lo cual beneficiará al grupo.

De momento, a finales del año pasado el valor logró encontrar suelo sobre los 2 euros, nivel desde el que ha iniciado un importante rebote cuyo principal objetivo se encuentra por encima de los 3 euros por acción. Si consolida este nuevo perfil alcista que está dibujando, la meta de los 4 euros fijada por Berenberg no sería demasiado descabellada a medio plazo.

Artículos relacionados