AHORRO E INVERSIÓN

Las sicavs, en fase de extinción total

Más de 800 so­cie­dades de este tipo no­ti­fican a la CNMV su in­ten­ción de di­sol­verse en 2022

CNMV
CNMV

Cientos de si­cavs han no­ti­fi­cado en las úl­timas se­manas su in­ten­ción de pro­poner a sus ac­cio­nistas la di­so­lu­ción y li­qui­da­ción a lo largo del ejer­cicio 2022, con mo­tivo del cambio re­gu­la­torio que en­du­rece los re­qui­sitos para que estos vehículos sigan tri­bu­tando al 1% en el Impuesto de Sociedades. Según in­forma EP, a lo largo del mes de enero y hasta las 19.00 horas de la tarde de este lunes se han re­mi­tido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cerca de 950 he­chos re­le­vantes de si­cavs en los que estas so­cie­dades in­forman sobre sus pla­nes.

La gran mayoría (más de 800) informaban sobre la intención de sus consejos de administración de proponer a sus respectivas juntas de accionistas un acuerdo para la disolución y liquidación de la sociedad, mientras que alrededor de 50 comunicaban su intención de perder el estatus de sicav y transformarse en sociedad anónima, limitada o de inversión libre y cerca de 70 confirmaban que tenían previsto mantener su régimen actual, si bien en algunos casos con modificaciones del tipo impositivo aplicable.

El pasado 1 de enero entró en vigor la nueva ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, que establece que las sicav que no cumplan el requisito de que cada uno de sus al menos 100 socios alcancen una inversión mínima de 2.500 euros pasarán a tributar por un 25% de su beneficio, frente al 1% al que lo hacen actualmente.

El cambio normativo establece un régimen transitorio durante 2022 por el que se puede acordar la disolución y liquidación de estas sociedades sin costes fiscales y diferir la tributación de las ganancias derivadas de la liquidación, siempre que los accionistas reinviertan la totalidad de su cuota de liquidación en otras instituciones de inversión colectiva (IIC) españolas.

Las personas jurídicas no podrán disfrutar de este régimen de traspasos, pero tienen opciones como la disolución y liquidación sin reinversión de las cuotas o la transformación en sociedad anónima o limitada, una decisión que depende, entre otros factores, del volumen de ganancias de la sicav en cuestión.

En cualquier caso, la CNMV comunicó a las gestoras que debían comunicarle la decisión que pensaban adoptar ante el nuevo marco regulatorio antes de 31 de enero de 2022, tanto si deciden disolverse o transformarse como si optan por continuar en el régimen actual, debiendo informar en este último caso sobre las implicaciones fiscales de su decisión.

Algunos expertos de banca privada han vaticinado en las últimas semanas que el cambio regulatorio podría suponer la desaparición de hasta el 90% de las sicavs, tal y como se conocen en la actualidad, y los datos remitidos hasta el momento así lo avalan.

A lo largo del mes de enero, la CNMV ha recibido día a día un constante goteo de hechos relevantes de sicavs que informaban sobre sus planes, si bien la mayoría ha esperado a los últimos días para notificar su decisión y todavía muchas están apurando a las últimas horas para enviar su comunicación.

Entre los días 1 y 27 de enero, fueron más de 60 las sicavs que comunicaron su intención de convocar a sus respectivas juntas de accionistas para proponer su próxima disolución y liquidación y menos de una decena confirmó su intención de mantener su condición actual de sicav.

Este fin de semana se inició la avalancha de notificaciones, con más de 600 comunicaciones al supervisor, de las que alrededor del 87% se refería a la intención de la sociedad de proponer a sus accionistas su disolución y liquidación, menos de un 4% aludía a sus planes de transformación en sociedad anónima, sociedad limitada o sociedad de inversión libre y un 9% decidía mantener el estatus de sicav (alrededor de 50).

Este lunes, último día de plazo, cientos de sicavs siguen remitiendo sus planes al supervisor. Desde que se inició la jornada y hasta las 19.00 horas, la CNMV ha recibido más de 330 hechos relevantes en este sentido, de los que apenas una decena hace referencia a la intención de las sociedades de mantener el régimen actual.

Las sicavs tienen hasta este lunes para notificar su intención de proponer su disolución y liquidación, pero el plazo para adoptar dicho acuerdo se extiende hasta el 31 de diciembre de 2022 y el plazo para realizar los actos y negocios jurídicos necesarios para liquidar la sociedad hasta su cancelación registral concluirá el 30 de junio de 2023. Si deciden acogerse al régimen transitorio y reinvertir las cuotas tras la disolución, el plazo para ello se extiende hasta el 31 de julio de 2023.

El número de sociedades de inversión se situaba en 2.307 sicavs al cierre de septiembre de 2021 (último dato disponible), aunque es previsible que el número continuase reduciéndose en el último trimestre del año.

Artículos relacionados