BOLSA

Amrest salva parte de los muebles en Rusia

La guerra con Ucrania y las san­ciones están obli­gando a las em­presas a buscar una sa­lida lo más or­de­nada po­sible de su ne­gocio en Rusia. Una de las úl­timas ha sido Amrest. El grupo de res­tau­ra­ción ha lo­grado ce­rrar la venta de sus res­tau­rantes KFC en el país con la que es­pera salvar unos 100 mi­llones de eu­ros.

La operación cerrada esta misma semana con Almira se encuentra aún sujeta a la autorización por parte de la autoridad de competencia de Rusia, al consentimiento de Yum! Brands y a otras autorizaciones regulatorias que pudieran resultar de aplicación en el país de los urales. En cualqueir caso, de acuerdo con los términos del contrato de compraventa, AmRest espera recibir a día de hoy un mínimo de 100 millones de euros por la venta.

Sin embargo, los términos finales están todavía sujetos a ciertos factores externos, incluyendo tipo de cambio, que pueden afectar a la operación si finalmente se cierra. Sin perjuicio de lo anterior, AmRest estima que, tras el deterioro del negocio ruso registrado en los estados financieros consolidados al 30 de junio de 2022, no debería requerir ajustes adicionales.

Amrest busca así salvar parte de los muebles del incendio generado por Rusia, lo cual está agradeciendo el mercado con una tímida recuperación. En las últimas semanas, el propietario de marcas tan reconocidas como La Tagliatella o KFC ha conseguido rebotar más de un 10 %, aunque eso apenas está logrando mitigar su deterioro anual derivada del alto impacto de la guerra.

No obstante, los expertos sí confían en que pueda suponer un cambio de tendencia de confirmarse la recuperación de sus cuentas en el resto de mercados donde opera, lo cual ha permitido mejorar sus ingresos en más de un 23 % al cierre del tercer trimestre. Una buena señal que a corto plazo se ve enturbiada ligeramente por el temor a la entrada en recesión en Europa y Estados Unidos y a la caída del consumo por la elevada inflación.

Artículos relacionados