ANÁLISIS

Sánchez: una legislatura perdida en materia económica y a la deriva en el ámbito político

España no al­canza el PIB previo a la crisis del Covid y sin los fijos dis­con­ti­nuos ten­dría más pa­rados que en 2018

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. desunidos para siempre.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. desunidos para siempre.

La si­tua­ción pa­rece deses­pe­rada, dicen desde la opo­si­ción. Los prin­ci­pales in­di­ca­dores eco­nó­micos es­pañoles no en­gañan. La ac­tual le­gis­la­tura, a la que to­davía le pueden quedar once agó­nicos me­ses, está per­dida en el ám­bito eco­nó­mico. Pedro Sánchez se irá de la pre­si­dencia del Gobierno sin haber sido capaz de re­cu­perar los ni­veles de ri­queza que España tenía cuando llegó al Gobierno como con­se­cuencia de las elec­ciones del 10 de no­viembre de 2019.

Otros países con un peso del sector turístico tan importante, Grecia o Italia, por ejemplo, ya han superado con amplitud los niveles de PIB de 2019, previos a la pandemia.

En el ámbito económico, si bien es cierto que no se ha producido la tragedia que en algún momento se temió tras la amenaza de paralización de los sectores industriales por la guerra de Ucrania, la recuperación se está retrasando y el conjunto de datos macro confirma el freno de la economía española.

Mayor crecimiento

Aunque España será uno de los países con mayor crecimiento este año entre los países del ámbito comunitario, tras haber registrado la mayor caída del PIB por la pandemia, también es cierto que está experimentando una de las mayores desaceleraciones. En concreto, el crecimiento del tercer trimestre nos situó en el puesto 17 de los 27 países de la Unión Europea.

En el cuarto trimestre la cosa no irá mucho mejor. Según el modelo de previsión a tiempo real de AIReF, con los datos completos de octubre y el 42,9% de los datos de noviembre, se estima un crecimiento provisional de solo el 0,4% en este último trimestre del año.

La interpretación del servicio de estudios del BBVA es que los datos de los últimos meses muestran un debilitamiento de la recuperación, de manera que la actividad podría haberse estancado ya en el tercer trimestre de este año de 2022. En cuanto al futuro, según los economistas de BBVA Research, la débil situación no solo podría mantenerse durante los próximos trimestres, sino que incluso “se podrían registrar caídas moderadas en la evolución del PIB como consecuencia del aumento de la incertidumbre, del incremento en las expectativas de inflación y de la subida de los tipos de interés”.

Lo peor, el paro

En cuanto a la situación del paro, que el Gobierno muestra como su gran éxito, desde el servicio de estudios del Partido Popular, se lanzan varias advertencias. Pese al optimismo gubernamental, las cifras oficiales siguen mostrando que tenemos la mayor tasa de paro general, 12,5 % frente al 6,0 % de la UE27. También registramos la mayor tasa de paro juvenil, 32,3 % frente al 15,1 % de la UE27. Tenemos además la segunda mayor tasa de paro femenino de los 27 países europeos, el 14, 8% que compara con el 6,4 % de la Europa a 27

BBVA y Fedea, de acuerdo

A ello hay que añadir que recientemente, tanto los economistas de Fedea como los de BBVA Research, han cuantificado el sesgo introducido por la reforma laboral y apuntan a que el paro efectivo sería de hecho de 3.450.000 personas frente al dato oficial de 2.880.000 parados.

Para el PP, estos cálculos son consistentes con la debilidad del PIB y con la evolución de las horas trabajadas, y situaría el paro en niveles similares a los de julio de 2021. Sin el cambio de nombre en una parte de los que no tienen pleno empleo (los fijos discontinuos), tendríamos hoy más paro que en junio de 2018, fecha en la que había 3.162.000 parados.

¿Qué decir de la subida de los precios? Aunque el Gobierno vuelve a presumir de que tenemos el IPC más bajo de la Europa a 27, por el control que ha establecido el ejecutivo de los precios de la energía, en cambio, los alimentos y bebidas no alcohólicas han subido el 15,3 %.

De hecho, de los 198 bienes y servicios en los que se desglosa el IPC, 21 productos suben más de un 20%. Otros 66 productos lo hacen más del 10 %. Pero sobre todo lo hacen el aceite de girasol; un 55,9 %, el azúcar; el 50,2 %, las harinas; el 37,6 %, la leche; el 31,0 %, los huevos; el 27,1 %, las legumbres; el 24,2 %, las patatas; el 20,5 % el arroz; el 16,0 % y el pan el 14,9 %. Hay que hablar de subidas medias. En determinadas zonas de capitales españolas, como es el caso de Madrid, la subida es aun superior.

A todo ello, hay que añadir que España es el país que más ha incrementado la deuda en relación con el PIB desde 2019, el doble que la media UE27, y que sufre un grave deterioro de su tejido empresarial.

Los concursos de acreedores, disparados

Durante el tercer trimestre de este año se han registrado 3.108 concursos de acreedores, supone un aumento del 30% respecto al mismo período del año anterior y un 9% respecto al trimestre anterior. Es el peor dato de los últimos seis años si se excluye el año 2020.

Merece análisis aparte el decepcionante y opaco ritmo de ejecución de los Fondos Comunitarios Next Generation. A 31 de octubre, los pagos realizados suponían el 23,83 % del total de créditos definitivos para 2022.

En cuanto a la situación política, no puede generar más desazón la espera de lo que pueda decidir este lunes el Tribunal Constitucional. Debe decidir, muy probablemente con amplia división entre magistrados conservadores y progresistas, sobre la legalidad o ilegalidad de las reformas urgentes aprobadas la pasada semana en el Congreso.

Se trata de la reforma del Código Penal en materias tan determinantes para un estado de derecho como la regulación de la sedición y la malversación, así como dos leyes orgánicas negociadas por Pedro Sánchez con nacionalistas e independentistas catalanes y vascos, pendientes de su ratificación en el Senado, sin haber recibido los informes y debates previos que requiere el alcance de estas modificaciones.

Con todos estos antecedentes y tras los gravísimos enfrentamientos vividos en el Congreso de los Diputados, quedan muy pocas opciones en la vida política española. Pero el líder de la oposición, con un sólido equipo, está obligado a parar este viaje hacia el abismo al que nos conduce el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su empeño por mantener el poder aunque ponga en riesgo la democracia con sus alianzas.

Artículos relacionados