Las ae­ro­lí­neas chinas apro­ve­chan el cierre del es­pacio aéreo ruso y ucranio

La recuperación del tráfico aéreo pone en jaque el sistema de control europeo

IATA alerta de la sa­tu­ra­ción del sis­tema de con­trol eu­ropeo y la falta de ca­pa­cidad de ae­ro­puertos

IATA, aerolíneas
IATA, aerolíneas

El con­trol aéreo eu­ropeo po­dría en­fren­tarse a un di­fícil pe­riodo, hasta pa­sado el ve­rano de 2023, si se man­tiene el ritmo de re­cu­pe­ra­ción re­gis­trado el pa­sado ve­rano y la buena marcha del sector en lo que va de año. Según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) que aglu­tina a las grandes com­pañías del mundo, el centro del trá­fico aéreo con­ti­nental corre riesgos de sa­tu­rarse por el au­mento de los vuelos

.

La asociación que dirige Willie Walsh pone sobre la mesa dos datos: en junio de 2019 (antes de la pandemia), los sistemas de Eurocontrol, la gestora encargada del control de tráfico aéreo europeo, tuvo su día más ocupado de la historiaron casi 38.000 vuelos. “El sistema estaba casi agotado y se produjeron retrasos”, recuerda IATA.

Pues bien, el pasado verano, los controladores de Eurocontrol tuvieron que gestionar 30.000 vuelos en los días de mayor actividad. Y eso que aún no se ha recuperado el tráfico entre Asia y Europa como consecuencia de los confinamientos de ciudades enteras en China según su política de Covid-cero.

Los retrasos del pasado verano se vieron favorecidos, además de por el propio aumento en los tráficos, a la falta de capacidad de algunos aeropuertos y sistemas de control considerados clave para la industria turística mundial.

Para la representante de las aerolíneas de todo el mundo, aunque se mantenga la actual situación en Ucrania, las aerolíneas recuperarán el verano en 2023 el volumen de vuelos “al 100% lee os niveles de 2019, mientras que la capacidad del espacio aéreo se mantiene en solo el 80%”. IATA avisa, pues, de una situación crítica para los sistemas de control que bien podría remediarse con la creación del -tan anhelado como políticamente frenado- Cielo Único Europeo (SES en sus siglas en inglés).

Como se ha demostrado en otras muchas industrias, la integración de los espacios aéreos y de sus sistemas de control debería llevar a una gestión más racional, eficiente y económica de una actividad clave para el desarrollo económico y el comercio internacionales tal como se puso de manifiesto en la conferencia Wings of Change Europe celebrada recientemente en Estambul (Turquía).

En esa línea, el proyecto Sesar (Single European Sky ATM Research), trabaja en el desarrollo e implantación del futuro sistema común de gestión del tráfico aéreo europeo. El objetivo de esta iniciativa puesta en marcha por la Comisión Europea y Eurocontrol es la implantación de una red de control de tráfico europea de altas prestaciones capaz de gestionar un volumen de tráfico aéreo hasta el triple del actual, multiplicar por diez la seguridad, bajar el 10% el impacto medioambiental de cada vuelo y reducir a la mitad los costes asociados a la gestión del tráfico aéreo.

En el mismo marco, el director general de Eurocontrol, Eamonn Brennan, señaló algunas de las dificultades que la pérdida del espacio aéreo de Ucrania y Rusia provoca. Es el caso de Bulgaria, Rumanía y Turquía que han de hacer frente a volúmenes de tráfico mucho mayores de los habituales que tensionan seriamente sus infraestructuras aeroportuarias y de control dado que los vuelos que antes pasaban por los dos países en guerra, ahora lo hacen por el sur.

Otro elemento que agravará la situación aérea europea será la esperada reapertura del mercado chino aunque, según señaló desde Eyrocontrol, cuando esto se produzca las aerolíneas chinas tendrán una gran ventaja competitiva respecto al resto, ya que podrán usar el espacio aéreo de la Federación Rusa. Eso supone que la oferta de dichas compañías aéreas incluirá un tiempo de vuelo sustancialmente menor al de sus competidoras internacionales; lo que reducirá significativamente tanto sus costes como sus tarifas.

Rentabilidad del sector

Esta recuperación del transporte aéreo en 2023 a los niveles previos a la pandemia hace prever a la propia IATA que el sector volverá a los beneficios el próximo año. El presente ejercicio, pese a los buenos datos de gran parte de las compañías y de las estadísticas del turismo, se espera que el sector baje sus pérdidas hasta los 9.700 millones de dólares (casi 9.400 millones de euros).

Eso es “una gran mejora”, según la propia asociación, respecto a las pérdidas de 137.700 millones de dólares (133.000 millones de euros) que perdió el sector en 2020 y los 42.100 millones de dólares (-40.670 millones de euros) de 2021.

Esta vuelta a la rentabilidad de toda la industria en 2023 se verá impulsada en buena manera por los beneficios de 8.800 millones de dólares (8.500 millones de euros) que aportarán las compañías de América del Norte ya en 2022.

Las ganancias de eficiencia y la mejora de los rendimientos están ayudando a las aerolíneas a reducir las pérdidas incluso con el aumento de los costos de mano de obra y combustible (+40% en el precio mundial del petróleo). El combustible representará cerca de una cuarta parte de los costes en 2022.

Para el conjunto del ejercicio de 2022, las previsiones de la IATA pasan por un aumento del 54,5% en los los ingresos de la industria hasta los 782.000 millones de dólares (más de 755.500 millones de euros) que representan el 93,3 % de los obtenidos en 2019. De ellos, 481.100 millones de euros corresponderán a transporte de viajeros que es, aproximadamente, el doble de la cifra registrada en 2021. La asociación estima que los aerolíneas operarán este año un total de 33,8 millones de vuelos, lo que supone el 86,9% de los de 2019; mientras que que el número de pasajeros programados alcanzará los 3.800 millones de personas.

Artículos relacionados