OPINIÓN

La inflación vía márgenes empresariales se suma a la subida de las materias primas

Los már­genes em­pre­sa­riales crecen más que los sa­la­rios, según UBS

Edificio de UBS
Edificio de UBS

El re­medio de los bancos cen­trales es, his­tó­ri­ca­mente, echar mano de un en­ca­re­ci­miento del di­nero para con­trolar la in­fla­ción, lo que no deja de plan­tear dudas a ex­pertos pro­fe­sio­na­les. ¿Los bancos cen­trales están si­guiendo el ca­mino acer­ta­do?, se pre­gunta Paul Donovan, eco­no­mista jefe de la UBS Global Wealth Management. Veamos, añade, “la ac­tual in­fla­ción de­jando a un lado las subidas de pre­cios de las ma­te­rias primas sería con­se­cuencia de un alza de los már­genes de be­ne­fi­cios más que de un in­cre­mento de los costes sa­la­ria­les”.

La inflación tradicional, la de los años 70, fue el resultado de unas subidas salariales sin incrementos paralelos de la productividad. En aquellas circunstancias los bancos centrales apostaron por que una subida de los tipos de interés conseguiría bajar el ritmo de actividad y en consecuencia más paro y más contención salarial.

Como predicó la señora Thatcher no había OTRA ALTERNATIVA. Donovan echa mano del caso de los restaurantes y hoteles en USA. Desde 2019 los salarios pagados a sus empleados han subido un 20%. Simultáneamente se ha reducido el numero de trabajadores en un 5%. Menos empleo y más productividad. Los hoteles pagan salarios nominales más altos para trabajar más o mejor; ahora bien, mientras el salario real nóminas deflactadas por la inflación ha crecido entre el 5 y 6% los precios cobrados a la clientela han subido un 16%.

Las empresas han pasado sus costes a sus clientes. Cómo ha sido posible. Sencillamente porque la demanda ha respondido. Los ahorros acumulados durante la pandemia se han traducido en renta disponible. Todo ello ha permitido que, aunque los salarios reales han crecido un 5-6%, los precios de la restauración subían un 16%.

¿En qué medida el caso de los Estados Unidos y su restauración es un ejemplo aislado o como acusan agricultores y transportistas las grandes sociedades de intermediación son responsables, junto a las materias primas, de las alzas de precios?

Los bancos centrales confían en que la subida de tipos de interés enfriará la economía y contribuirá a desactivar la inflación. Es toda una apuesta. Sin embargo, el problema de la inflación, materias primas aparte, está en los márgenes de beneficios y no en las subidas salarias y en la actividad económica. Los bancos centrales, en cualquier caso, aprietan. Existen indicios de que la inflación tiende a contenerse. Veremos.

Artículos relacionados