BOLSA

El mercado no es lo que era

Las bolsas es­pañolas si­guen per­diendo peso de forma sig­ni­fi­ca­tiva en el mer­cado in­ter­na­cio­nal. Por algo será, dicen los ex­per­tos. En los úl­timos años, las em­presas que llegan no con­si­guen com­pensar las que se van. De este modo, el nú­mero de em­presas co­ti­zadas en el con­tinuo apenas al­canza las 120, uno de los ni­veles más bajos en las úl­timas dé­ca­das.

Pero no es solo la reducción de la lista sino también la merma en el tamaño de las empresas que lo componen. Cada vez hay más chicharros en el mercado, lo cual puede ser incluso un importante lastre para este indicador.

Casi una cuarta parte de las empresas cotizadas apenas logra mover un volumen de negocio reseñable al final de cada sesión y un 10 % cotiza por debajo de los 0,5 euros por acción. Una debilidad que se ha hecho aún más patente con la concatenación de crisis en la última década.

Airbus, Inditex e Iberdrola son las únicas que mantienen una capitalización por encima de los 50.000 millones de euros, mientras el sector bancario ha ido perdiendo influencia. El Banco Santander, el más destacado, cuenta con una capitalización bursátil de poco más de 43.000 millones de euros. Telefónica, otrora gran blue chip del mercado, ahora apenas capitaliza algo más de 20.000 millones.

En este contexto, cada vez hay menos empresas de calado interesados en salir a Bolsa. Las últimas en mostrar su intención de hacerlo han sido Repsol Renovables e Ibercaja, pero ambas han ido retrasando el proceso a la espera de una mejor oportunidad de mercado que nunca acaba de llegar.

La mayoría de las incorporaciones en los últimos tiempos, de hecho, han tenido como destino al segmento de empresas en crecimiento de BME Growth, Aunque no conviene menospreciarlas, lo cierto es que tampoco hay demasiadas expectativas de que las empresas que conforman este mercado vayan a seguir nutriendo al continuo en un futuro inmediato.

Un preocupante deterioro que no está logrando frenar los esfuerzos de las instituciones para facilitar el acceso al mercado bursátil. En los últimos años se han adoptado importantes mejoras en la regulación y la simplificación de los trámites, pero estas medidas no acaban de calar en el tejido empresarial español.

En este sentido, cabe destacar el Entorno Pre Mercado creado con el fin de preparar y animar a las empresas a dar el salto. Todo ello acompañado por la adaptación de BME Growth a los estándares europeos de los mercados para pymes y la aprobación de la Ley de Startups. Factores que se presentan como las principales bazas para cambiar la negativa tendencia actual junto a un imprevisible final de la crisis económica y financiera.

Artículos relacionados