LA SEMANA BURSÁTIL

Pocos cambios antes del Black Friday

Aunque nadie tiene la bola de cris­tal, los mer­cados fi­nan­cieros es­pañoles son cada vez más pre­de­ci­bles ante la cons­tante ro­ta­ción de ac­tivos que se viene pro­du­ciendo en los úl­timos me­ses. Solo cues­tiones con­cretas como la gue­rra, la in­fla­ción o el riesgo re­ce­sión sacan a los in­di­ca­dores de sus ca­si­llas en mo­mentos pun­tua­les.

Pero al final todo vuelve a la tónica lateral imperante incluso desde antes de la pandemia.

Esta última semana ha sido más de lo mismo. El índice Ibex 35 apenas se ha movido del entorno de los 8.100 puntos, liderado por la recuperación del sector bancario que una semana antes había estado entre los más castigados en detrimento otra vez de los valores más ligados al consumo que venían de acumular interesantes revalorizaciones.

Una pescadilla que se muerde la cola que seguirá imperando, señalan los expertos, hasta finales de año como mínimo. No cabe esperar, por tanto, grandes movimientos navideños ni siquiera por los tradicionales ajustes financieros salvo que la Reserva Federal o el Banco Central Europeo muestren un sorprendente giro en su actual estrategia de endurecimiento monetario en la última reunión del año prevista para mediados de diciembre.

Otro factor que podría animar a los mercados y que con el tiempo gana fuerza tras los avances de Ucrania frente al invasor ruso podría ser un posible acuerdo para poner fin a la guerra. Las posturas en la mesa de negociaciones se han ido acercando y la dureza del invierno que se avecina aconsejaría a ambas partes a ceder para evitar males mayores en un conflicto en que ninguna de las partes tiene nada que ganar.

Solo algo así, señalan los operadores, podría sacar del estancamiento a los mercados financieros, pues una vez superada con temporada de resultados con un balance muy positivo no cabe esperar demasiadas alegrías de los indicadores macroeconómicos a corto plazo.

Calendario semanal de Bolsa

Esta semana que entra estará condicionada por la festividad de Acción de Gracias del jueves en Estados Unidos y la celebración del viernes del Black Friday. Eso rebajará la atención sobre los indicadores macroeconómicos, algunos relevantes como los datos de actividad.

Hoy lunes, la referencia más relevante será los precios de producción en Alemania que servirán para medir las fuertes presiones inflacionistas que viene sufriendo el principal motor de la economía europea.

Para la sesión del martes se espera la confianza consumidora en la zona euro de la que apenas se prevé un mínimo rebote tras tocar suelo en septiembre. La atención se centrará en los discursos de algunos miembros de la Reserva Federal.

Más cargada de citas vendrá la agenda financiera de los mercados internacionales del miércoles debido a la festividad del jueves en Estados Unidos. Los inversores deberán prestar especial atención a las cifras de PMI manufacturero en las grandes economías europeas, la zona euro y Estados Unidos. Desde la otra orilla del Atlántico llegarán además los pedidos de bienes duraderos, la confianza de la Universidad de Michigan, el índice hipotecario MBA y las ventas de casas nuevas. Atención también a las actas de la última reunión de la Reserva Federal.

El jueves, los operadores no contarán con la referencia de Wall Street, pero sí tendrán que estar atentos al índice IFO de clima empresarial en Alemania,

El último día de la semana bursátil, el viernes, las bolsas estadounidenses cerrarán antes de lo habitual como parte de las celebraciones de Acción de Gracias. Por su parte, se dará a conocer el IPC en Japón y el PIB de Alemania del tercer trimestre. Se espera así una semana moderadamente tranquila a la espera del rally de Navidad.

Artículos relacionados