BOLSA

Ezentis busca salir de la UCI

Tras la pre­sen­ta­ción de pre­con­curso a prin­ci­pios de sep­tiembre por las ten­siones de te­so­rería y a la es­pera de un plan de via­bi­li­dad, que no pa­rece lle­gar, Ezentis ase­gura que su ac­ti­vidad está mos­trando señales muy po­si­tivas res­pecto a la po­ten­cial evo­lu­ción del grupo. Uno de estos in­di­ca­dores fa­vo­ra­bles sería la con­tra­ta­ción de 246,5 mi­llones de euros al­can­zada entre enero y sep­tiem­bre.

El grupo especializado en el despliega y mantenimiento de infraestructuras de redes de telecomunicaciones ha cerrado el mes de septiembre con una cartera de 312 millones de euros, lo que supone 1,9 veces los ingresos de los últimos doce meses. Todo ello gracias a la renovación y ampliación de contratos con sus principales clientes que aseguran a la compañía volúmenes de contratación de proyectos a futuro.

Entre tanto, el consejo de administración está ultimando un plan de viabilidad con el que garantizar la continuidad del grupo. El principal objetivo es estos momentos pasa por consolidar un modelo de negocio más eficiente y rentable, destinado a recuperar la confianza de empleados, financiadores, clientes y accionistas.

En este sentido destaca la reducción de su deuda financiera neta en casi 12 millones de euros para reducirla a poco más de los 142 millones de euros respecto a principios de ejercicio. A ello se une un proyecto de refinanciación de la deuda con el que impulsar el desarrollo de su nuevo modelo de negocio.

Una tarea que no le resultará encilla al actual equipo gestor. Los ingresos del grupo al cierre del tercer trimestre han caído cerca de un 25 %, hasta los 209 millones de euros debido a la reducción experimentada por la facturación como consecuencia de la discontinuidad de contratos no rentables, principalmente por el cese de actividad en Chile y Perú.

En el mercado preocupa, además, la escasa diversificación del grupo -cuyos ingresos dependen en más de un 50 % de uno solo de sus clientes- los elevados costes financieros y las pocas expectativas de crecimiento con unos márgenes muy ajustados. Factores que lleva arrastrando desde hace años y que han estado frenando la entrada de posibles socios para dar liquidez a la tecnológica.

En cualquier caso, el mercado está valorando muy positivamente estos esfuerzos con vistas a una reestructuración que saque a la compañía del pozo. La cotización acumula una subida de más del 10 % esta semana que, aunque aún es pronto para hablar de un cambio de tendencia, si al menos le sirve al valor para alejarse de los mínimos históricos registrados en octubre por debajo de los 0,04 euros por acción.

Artículos relacionados