La eco­nomía es­pañola es, ade­más, la ter­cera por vo­lumen de dé­ficit

España es la cuarta economía más endeudada de Europa, con un 116,1% del PIB

La eco­nomía es­pañola cre­cerá a doble ritmo que la Eurozona du­rante el pró­ximo año

Economia española.
Economia española.

Las hojas de cálculo de los ana­listas eco­nó­micos de todo el mundo andan ‘on fire’ a la vista del cada vez más pro­vino cierre del ejer­ci­cio. Mientras, por un lado, los ana­listas rea­lizan sus pro­yec­ciones para los pró­ximos años, por otro, los es­ta­dís­ticos mues­tran la terca realidad en la que las em­presas desa­rro­llan su ac­ti­vi­dad, las fa­mi­lias afrontan el in­ce­sante in­cre­mento del coste de la vida y la en­ti­dades fi­nan­cieras pe­lean por man­tener en marcha la ma­qui­naria que en­grasa el resto del te­jido eco­nó­mico.

De hecho, la situación actual está marcada por una evolución de la economía europea, especialmente en la Zona Euro (la Europa delos 19) que, precisamente por la puesta en marcha de todo tipo de políticas antiinflacionarias y de apoyo a los sectores sociales más desfavorecidos, han visto crecer de manera clara los déficits públicos y el volumen de la deuda de los diferentes países europeos.

La tozuda realidad, reflejada a través de los datos recabados por la agencia estadística de la Unión Europea (UE), Eurostat y el Banco Central Europeo (BCE), colocan la economía hispana como la cuarta más endeudada de la Eurozona, con un volumen de deuda pública que se sitúa en el 116,1% frente a la media de los países que han adoptado el euro como moneda, que se sitúa en el 94,2% del PIB.

Por delante de España, Portugal arroja una deuda pública del 123,4% de su PIB; Italia, en segundo lugar con el 150,2% y Grecia, como el país más endeudado de Europa, con el 182,1%. Las dos mayores economías de la UE, Alemania (67,2% de deuda sobre PIB) y Francia (113,1%) se sitúan en el puesto 11º y quinto respectivamente.

Los bancos ce nítrales de los diferentes países europeos y el propio BCE han realizado el cálculo de este volumen de deuda mediante la metodología del Protocolo de Déficit Excesivo cuya mayor particularidad, frente al método tradicional de Pasivos totales es -además de su mayor rapidez en el cálculo- que no incluye los pasivos de las Administraciones Públicas en poder de otras Administraciones, ni los créditos comerciales y otras cuentas pendientes de pago. Además, los valores representativos de deuda se computan por el nominal de la deuda elaborada según este protocolo.

Fortaleza española

Las previsiones para los próximos años son las que más dificultad presentan para su elaboración. Pese a ello, analistas generalmente bien atinados como los de CaixaBank Research prevén que la economia española aguantará bien, en términos de crecimiento económico y control de la inflación. Aunque el tedio económico del país deber afrontar el actual cuadro macroeconómico mundial, marcado por la inflación acelerada y la consiguiente pérdida de poder adquisitivo de las familias, los efectos de la guerra en Ucrania, los precios de la energía disparados y las trabas y problemas en las cadenas de suministros que aún sufre la industria por los confinamientos de ciudades y cierres de puertos en China ante rebrotes más o menos potentes (y más o menos contados) del Covid.

CaixaBank Research prevé que el PIB español cerrará este año con un crecimiento del 1,2% frente al 1,1% previsto tanto en la Eurozona como en los países más desarrollados. Para 2023, el crecimiento económico español cerrará el ejercicio con un alza del 1,3%, más del doble que el crecimiento de la Eurozona (0,6%) y diez puntos básicos sobre el de los países Desarrollados (+1,2%).

Suben los déficits

La evolución del déficit público, con acciones casi generalizadas apoyo a las familias frente a la inflación, especialmente la energética, también ha aflorado de nuevo con vigor. Para el conjunto de la Eurozona, el déficit público se sitúa en el -2,9% del PIB en la primera miad del año, según datos de Eurostat y el BCE.

Esto incluye déficits tan llamativos como el -6,9% de Malta -la peor economía europea en ese indicador- o superávits, que aún quedan, como el 1,3% de Chipre (el de mayor dimensión porcentual); el 1% de Lituania; el 0,6% de Luxemburgo o el 0,2% de Portugal.

Frente a la ‘resistencia’ de estos países, el déficit afecta a todas las grandes economías europeas. De hecho, Italia es el segundo país por volumen de déficit (-5,3% al cierre de junio), seguida por España (-4,5% del PIB). La cifra, que supone una rebaja de 90 puntos básicos sobre la del trimestre anterior, es el déficit más bajo de los últimos nueve trimestres en los que se incluyen los de la pandemia del Covid-19.

Tras la economía española se coloca Bélgica (-4,3%); con Francia en quinto lugar (-4% del PIB). Incluso Alemania, tradicional veladora de la ortodoxia económica pese nota ya un déficit del -1,9% de su PIB; lo que la sitúa en el décimo lugar y cien puntos básicos por debajo de la media europea.

Precios

En cuanto al control de los precios, los analistas de CaixaBank Research esperan un IPC del 3,1% en España al cierre de 2023, ligeramente por encima del 3% que prevén para la Zona Euro y 30 puntos básicos superior a la inflación estimada en los Países Desarrollados al cierre del próximo año.

Para el ejercicio actual, España se situará con una inflación del 8,% por debajo de la prevista para la Eurozona (+9%) aunque 1,5 puntos porcentuales por encima del 7,2% que estiman para las economías más desarrolladas.

Artículos relacionados