BOLSA

Arima, suelo de cristal

Pese a que el al­quiler de ofi­cina siempre ha sido un ne­gocio ren­ta­ble, los in­ver­sores lo em­piezan a poner en cua­ren­tena ante el de­te­rioro eco­nó­mico y el alto riesgo de re­ce­sión téc­nica. Empresas del sec­tor, como Arima –con más de un 90 % de su ac­ti­vidad cen­trada en ofi­cinas – ya em­piezan a re­sen­tirse en Bolsa ante un po­sible parón em­pre­sa­rial.

No en vano, la cotización de la socimi atraviesa uno de sus peores momentos desde que debutara en el mercado hace cinco años, a pesar de que el valor neto de su patrimonio por acción se sitúa en la actualidad en 12,75 euros por acción, un 33% superior desde su salida a Bolsa Todo ello en un contexto de más de dos años de incertidumbre por la pandemia primero y la guerra en Ucrania después.

Un retroceso que contrasta con la positiva evolución de sus resultados. El grupo cerró el primer semestre con un beneficio de 22,5 millones de euros, lo cual supone triplicar el resultado de un año antes con un valor de cartera de 382 millones de euros, un 11 % superior desde diciembre de 2021.

En el primer semestre, la compañía ha firmado 8.258 m2 en nuevos contratos de alquiler, logrando incrementos de renta del 93 % de media en el espacio reposicionado, elevando un 14,8 % la renta anualizada en términos comparables. Otros 11.052 m2 han sido ya comprometidos o están en negociación.

Los responsables de Arima presumen además de un modelo de negocio sostenible con activos de calidad y respetuosos con el medioambiente que escasean en el mercado. Esos, señalan, posiciona a la socimi para seguir generando valor para sus accionistas. Con más de la mitad de su cartera aún en reposicionamiento, el incremento potencial en rentas es del 204 %.

En definitiva, la compañía destaca por la robustez de su balance; con un apalancamiento casi inexistente y 90 millones de euros de liquidez. Sin embargo, el mercado sigue dándole la espalda. El valor cae cerca de un 20 % en el global del ejercicio para moverse en zona de mínimos y sin dar la sensación de que su perfil técnico vaya a mejorar en el corto plazo con un suelo de cristal en las inmediaciones de los 7 euros por acción.

Artículos relacionados