El es­fuerzo adi­cional de las fa­mi­lias para pagar la hi­po­teca por la subida de tipos su­biría cinco puntos hasta el 30%

Gortázar (CaixaBank) prevé un impacto muy moderado de la morosidad hipotecaria

La en­tidad re­salta que es­tudia la amor­ti­za­ción an­ti­ci­pada de los 80.000 mi­llones de TLTRO

Gonzalo Gortázar, CaixaBank.
Gonzalo Gortázar, CaixaBank.

CaixaBank prevé un im­pacto mo­de­rado de la mo­ro­sidad en su car­tera hi­po­te­caria gra­cias a la so­lidez de su car­tera hi­po­te­ca­ria. Según ex­plicó el con­se­jero de­le­gado de la en­ti­dad, Gonzalo Gortázar, el 72% de las hi­po­tecas que el banco ha con­ce­dido en los úl­timos siete años son a tipo fijo, por lo que la subida de tipos no afec­tará de una forma dra­má­tica. En la ac­tua­li­dad, la car­tera hi­po­te­caria de CaixaBank es la mayor del sector es­pañol y se sitúa en 125.771 mi­llones de eu­ros.

CaixaBank cuenta con una cuota hipotecaria del 30% en el último trimestre (su cuota de mercado es del 25%) periodo en el que, en términos interanuales ha duplicado la producción de hipotecas con un saldo de 10.527 millones de euros. La cuota de nueva producción de hipotecas en España se sitúa en el 23%.

La entidad prevé un alza moderada de la morosidad durante 2023 fruto de la subida de tipos y, especialmente, por la subida de la inflación. Según los cálculos del banco, el esfuerzo que las familias deberán hacer para pagar la hipoteca subirá cinco puntos porcentuales. Dicho de otro modo, los hogares españoles destinarán, de media, el 30% de sus ingresos a amortizar su crédito.

En términos generales, el primer ejecutivo de CaixBank considera que "2023 será un año duro, aunque seguiremos ofreciendo nuestros productos. Lo lógico -subrayó- es que el crédito se resienta en una situación como esta, y en una situación en la que los mercados han estado tan volátiles como ahora podemos ver que también hay mucha cautela cautela en esa parte de la actividad bancaria; aunque lo importante es dar runa espuesta adecuada a nuestros clientes y a la sociedad”.

Para Gortázar, aunque este incremento en la mora “debe preocupar” no será motivo de alarma ya que, dijo, “será un deterioro razonablemente moderado, lejos de una situación de morosidad disparada como la que vivimos algunos años después de la crisis de 2008”.

El banco ha cerrado el tercer trimestre con una nueva bajada en la ratio de mora hasta el 3% que se sitúa en niveles mínimos. Los saldos dudosos caen hasta los 11.643 millones tras la buena evolución de los indicadores de calidad de activo y la gestión activa de los recobros, que se reducen en 1.991 millones de euros en el año (782 millones en el trimestre).

CaixaBank ha cerrado los nueve primeros meses del año con un incremento del 17,7% en términos homogéneos, en su beneficio neto atribuido, con 2.457 millones de euros. La entidad ha basado esta evolución en al aumento en la actividad comercial y los ahorros de costes derivados de la fusión.

Aún así, la rentabilidad sobre recursos propios se sitúa en el 8,7% aún por debajo del coste de capital. Según sus estimaciones, el coste del capital de CaixaBank se sitúa actualmente “entre el 10% y el 12%”. El consejero delegado de la entidad recordó que el objetivo del Plan Estratégico es llegar al 12% de rentabilidad en 2024. “Quiero pensar -añadió- que estaremos entonces por encima; aunque también va a depender de factores externos”.

Impacto de los TLTRO

El primer banco de España valora actualmente amortizar anticipadamente los 80.000 millones de euros que tiene en TLTRO (Targeted Long-Term Refinancing Operations) u Operaciones de Financiación a más largo plazo, tras el cambio de condiciones anunciado ayer por el Banco Central Europeo (BCE). Aunque aún no hay decisión oficial al respecto, CaixaBank estudia la amortización anticipada de estas ‘facilidades de crédito’ obtenidas durante la pandemia. “Los cambios anunciados por el BCE-son básicamente como preveía el el mercado y dejarán de tener un impacto que, para nosotros, no será significativo”, aseguró.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha resaltado que “en un año marcado por la ejecución de la integración, la entidad ha vuelto a demostrar su fortaleza comercial, lo que, unido a la obtención de sinergias de costes, nos permite elevar un 17,7% el resultado en base comparable”.

Respecto a la evolución del tercer trimestre, Gortázar ha destacado el crecimiento del negocio y el hecho de que “en recursos de clientes, y pese a la volatilidad de los mercados, hemos conseguido atraer casi 11.000 millones de euros en suscripciones netas de activos bajo gestión, seguros de ahorro y depósitos”.

El consejero delegado de la entidad subraya, además, que “afrontamos los próximos trimestres con una elevada fortaleza financiera que nos permitirá ayudar a la sociedad en el actual contexto de incertidumbre, en línea con lo reflejado en nuestro nuevo propósito de marca: Estar cerca de las personas para todo lo que importa”.

Si se compara el beneficio de los tres trimestres con la suma proforma de Bankia y CaixaBank en el mismo periodo del año anterior sin los extraordinarios de la fusión, los ingresos suben el 2,7% en términos interanuales hasta los 8.647 millones de euros.

Mejoran las comisiones

Las comisiones recurrentes aumentan el 2,1% en tasa interanual debido, fundamentalmente a ese aumento en la actividad del banco y de las operaciones de medios de pago, que compensan el impacto de la unificación de los programas de fidelización de clientes de CaixaBank y Bankia.

Por el lado de los costes, en lo que va de año CaixaBank ha conseguido reducir sus gastos de administración y amortización recurrentes el 5,9% en términos interanuales debido sobre todo a las sinergias generadas por la fusión. Los gastos de personal caen el 8,5% como consecuencia de las bajas incendiadas incluidas en el Acuerdo Laboral. En paralelo, los gastos generales se reducen otro 6,6%.

El ejercicio ha estado marcado por un crecimiento del crédito tanto en el mercado de particulares como en el de empresas. La cartera de crédito sana (sin saldos dudosos) aumenta en 11.491 millones; lo que representa un alza del 3,4% en el año, hasta situarse en 351.462 millones. En particular, la cartera sana de empresas crece el 7%, mientras en consumo sube el 3,6% y en hipotecas, el 0,8%.

De hecho, en los últimos siete años, el 72% de la cartera para adquisición de vivienda se ha formalizado a tipo fijo, y supera el 90% en los nueve primeros meses de este año.

Por su parte, en crédito al consumo la cartera crece en 7.681 millones de euros entre enero y septiembre de 2022, lo que supone un aumento del 23% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

En el ramo de empresas, la nueva producción en estos nueve primeros meses roza los 32.000 millones de euros, con un incremento del 47% en tasa interanual, gracias a un modelo próximo y especializado para acompañar al tejido industrial.

La creciente actividad comercial de la entidad pasa, además, por la ampliación de su catálogo de productos. Por ejemplo, CaixaBank ha lanzado MyBox Jubilación, un servicio donde el cliente establece un capital objetivo para la jubilación y un plan de ahorro mensual para alcanzarlo, que combina la liquidez y las ventajas fiscales con la protección familiar.

El coste del riesgo en los últimos doce meses se mantiene en niveles reducidos (0,23%).

Los fondos para insolvencias se sitúan a cierre de septiembre en 7.867 millones; mientras la ratio de cobertura sube cinco puntos hasta colocarse en el 68%. Gracias a ello, se reducen las dotaciones para insolvencias (-11,1%) y otras dotaciones (-45,7%).

No obstante, dadas las incertidumbres macroeconómicas, CaixaBank mantiene un fondo colectivo de provisiones por importe de 1.257 millones de euros, que se ha mantenido estable en el trimestre.

Los créditos dudosos que, en diciembre del año pasado eran del 3,6% ahora representan el 3% de la cartera total. Es decir, el banco ha reducido en casi 2.000 millones de euros esta partida lo que le permite, a su vez, reducir la base de provisiones.

En cuanto a la evolución de los préstamos parcialmente avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), un 28% del total ya ha sido amortizado o cancelado. Del resto, el 95% está ya amortizando principal y tan solo el 4,4% está clasificado como morosidad.

Elevada posición de capital y liquidez

CaixaBank ha mantenido su sólida posición de capital y liquidez a lo largo del año. La ratio de solvencia CET1 se sitúa en el 12,4% (12,1% sin aplicación de los ajustes transitorios de IFRS9) tras el impacto extraordinario del programa de recompra de acciones Share BuyBack (-83 puntos básicos, por la deducción total del importe máximo autorizado de 1.800 millones).

Frente a esto, la entidad ha logrado una generación orgánica de capital en los nueve primeros meses del ejercicio de 92 puntos básicos. Además de esta fortaleza de capital, la entidad cuenta con una estructura holgada y cómoda de liquidez; con unos activos líquidos totales de 141.981 millones de euros y un Liquidity Coverage Ratio (LCR) del 276%, muy por encima del mínimo regulatorio requerido del 100%.

Artículos relacionados