Por vo­lumen de pa­sa­je­ros, el grupo está ya al 92% de 2019

La recuperación de los tráficos dispara el Ebitda de Aena a 1.400 millones

Amadeus ra­len­tiza el cre­ci­miento de las re­servas du­rante el tercer tri­mestre

Sede de Aena en Madrid
Sede de Aena en Madrid

Aena ha ce­rrado el tercer tri­mestre con los ‘deberes’ de la re­cu­pe­ra­ción pre­pan­demia prác­ti­ca­mente he­chos. Según las es­ta­dís­ticas ofi­cia­les, el vo­lumen de pa­sa­jeros que han pa­sado por su red en los nueve pri­meros meses del año su­peran los 24,8 mi­llones lo que la sitúa apenas el 8,3% por de­bajo de los ni­veles de 2019.

Aunque si se consideran los aviones que han despegado y aterrizado en sus pistas, (más de 209.000 operaciones), la diferencia es del 5,8%; por lo que el objetivo de volver a niveles de actividad previos a la pandemia está a unto de conseguirse.

Obviamente, el extraordinario verano, que ha superado todas las previsiones permitirán a la compañía pública obtener, solo en el tercer trimestre un EBITDA próximo a los 800 millones de euros. Eso elevará el beneficio operativo del acumulado del año en torno a los 1.429 millones, dos tercios de lo obtenido antes de la pandemia; lo que significa recuperar el 84% de los niveles anteriores a la pandemia. De ellos, Internacional a porta en este tiempo 175 millones la división Inmobiliaria otros 39 millones.

Los analistas prevén también un aumento de los ingresos del 73% hasta superar los 3.050 millones de euros como resultado del fuerte aumento del tráfico en los dos trimestres anteriores. Esa facturación coloca a Aena el 10% por debajo de la cifra de 2019.

El EBITDA, no obstante, se ha visto ya afectado por el aumentos de costes que, respecto a los niveles de 2019, crecen el 27%.

Con todo ello, el beneficio neto de los nueve primeros meses del año alcanza los 593 millones frente a las pérdidas de 124 millones del mismo periodo del año pasado o los 1.114 millones que ganó en los nueve primeros meses de 2019.

Aena presenta mañana sus resultados aunque, según los analistas de IMV, esta recuperación del resultado operativo está influida por el fuerte incremento de los costes. “Queda la incertidumbre del impacto de los ajustes legales y contables en la actividad comercial”, señalan. No en vano, Aena tendrá que ir a los tribunales a defender su proceso de adjudicación de espacios de restauración en el aeropuerto madrileño de Barajas.

En paralelo, Aena tiene en marcha el mayor concurso de handling del mundo que supondrá la adjudicación (por siete años) de 41 licencias en 21 lotes para la asistencia a terceros en la categoría de handling de rampa. Las empresas que obtuvieron al concesión en el concurso anterior registraron (datos de 2019) una cifra de negocio de 690 millones de euros y generaron 22.000 pestos de trabajo.

La compañía que preside Maurici Lucena se presenta como el primer operador del mundo por volumen de pasajeros. Además de ser la propietaria de dos de los diez aeropuertos más importantes de la Unión Europea en términos de pasajeros: con Madrid en el quinto puesto del ranking del Airports Council International (ACI) y Barcelona en el noveno.

En España, la sociedad opera 46 aeropuertos y dos helipuertos. En los mercados internacionales, Aena gestiona otros 23 aeropuertos a través de participaciones directas. Es el caso del aeropuerto londinense de Luton donde ostenta el 51% de su capital; mientras, en Brasil, es titular del 100% del Grupo Nordeste, propietario de seis aeropuertos. En total, la red aeroportuaria del operador español conecta 90 países y 370 destinos en todo el mundo.

Amadeus, recuperación lenta

La misma evolución positiva registra Amadeus aunque a un ritmo menor. La compañía especializada en la creación de soluciones para aerolíneas, aeropuertos, hoteles, líneas ferroviarias, motores de búsqueda, agencias de viaje y operadores turísticos, aumenta su EBITDA hasta el 67% de los niveles prepandemia.

Amadeus presentará sus resultados próximo 4 de noviembre. No obstante, los analistas estiman que durante los nueve primeros meses del año las reservas aéreas han crecido el 68% mientras los pasajeros embarcados lo han hecho al 73% de lo obtenido en el mismo periodo de 2019. Eso supone que el Ebitda del grupo en los tres primeras trimestres del año alcanzará los 1.180 millones de euros; lo que coloca a Amadeus al 67% del beneficio operativo de antes de la pandemia.

Para los analistas de IMV “el apalancamiento operativo de la empresa se vería mitigado por un probable aumento de costes, incluyendo los de personal”. Por ello, la recuperación en el tercer trimestre situaría el Ebitda en el 76% del dato prepandemia hasta situarse en los 1.180 millones, el 67% de 2019. El beneficio neto previsto alcanzará los 511 millones o, lo que es lo mismo, el 55% del obtenido en los nueve primeros meses de 2019.

Los ingresos consolidados, según los analistas de IMV, se situará en la banda de los 3.300 millones al cierre del tercer trimestre (el 78% de los de 2019). La cifra, aunque refleja la recuperación de los volúmenes de reservas y pasajeros embarcados suponen también la vuelta a niveles prepandemia de los ingresos unitarios por cada uno de ellos. Por áreas de actividad, el ingreso medio por reserva aérea de Air Distribution (AD) ha crecido el 1% en el tercer trimestre hasta 5,2 euros por cliente, favorecido por la relativa mejora del mix y el tipo de cambio algo favorable, con lo que el dato a septiembre. Los ingresos de este negocio, en torno a los 1.600 millones, serían el 71% del dato prepandemia.

En el caso de Air IT (AIT), cuya gran mayor parte de ingresos se basa en los pasajeros embarcados, el ingreso unitario ha continuado a la baja “hasta caer al nivel del euro” en el tercer trimestre (-9% interanual). La cifra, no obstante, se situaría un 12% por encima del mismo periodo de 2019. Por último, Hospitality (HOS) alcanza unos ingresos de 545 millones; el 92% de los niveles pre-pandemia.

Artículos relacionados