El alza de las hi­po­tecas y de las casas mete prisa a los com­pra­dores

El precio de la vivienda sigue subiendo pese a las advertencias de pinchazo

Los prés­tamos fijos en­filan sin so­lu­ción de con­ti­nuidad el ca­mino hacia el 4% TAE

Mercado de la vivienda.
Mercado de la vivienda.

El alza en pa­ra­lelo del precio de las hi­po­tecas fijas y el de la vi­vienda está apli­cando una pre­sión sin pre­ce­dentes sobre quienes van a com­prar una casa a corto plazo. Quienes están pi­diendo ofertas a las en­ti­dades fi­nan­cieras se en­cuen­tran con subidas de los tipos de in­terés casi de una se­mana para otra.

Entidades como CaixaBank o Evo Banco acaban de subir sus préstamos fijos con fuerza hasta niveles que en el caso de la primera superan ya el 4%. Los demás -BBVA, Santander, Sabadell o Bankinter- vienen a partir de esta semana.

“Un gigante como CaixaBank ha sido el primero entre los grandes bancos en superar el 4% TAE, pero muy pronto le seguirán los demás. Antes y después de la reunión del BCE del 27 de octubre vamos a ver más subidas como la que también ha hecho Evo, que sigue teniendo la oferta más barata del mercado, pero ya casi en el 3%. Hace seis meses estos préstamos se estaban firmando por la mitad o menos”, señalan fuentes del sector.

Las mismas fuentes señalan que hay cierta histeria en la negociación de los clientes, que quieren firmar la hipoteca cuanto antes para evitar precios más caros. Para la inmensa mayoría de estas personas, el tipo variable ya no es una opción con el Euribor volando hasta niveles medios por encima del 2,5% en octubre. Hay quien ya lo ve por encima del 3% cuando acabe 2023, y eso es un elemento que decanta la balanza hacia el tipo fijo.

“Incluso, ya hay familias a las que no les salen las cuentas con estos precios de las hipotecas. Quien lleva tres o cuatro meses mirando casa e hipoteca ha visto como las cosas han cambiado radicalmente. Lo que en primavera era asequible ahora es una quimera, porque la guerra de Ucrania, la subida de tipos y el alza y la carencia de materias primas siguen tirando al alza del precio de las casas”, señalan en una agencia inmobiliaria.

Advertencia institucional

Efectivamente, aunque desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) y distintos agentes del sector se insiste en que un pinchazo de los precios de la vivienda está esperando a la vuelta de la esquina, lo cierto es que las valoraciones se resisten a bajar. Las cifras publicadas en los últimos días dicen que el metro cuadrado ha superado los 2.000 euros por metro cuadrado por primera vez en 10 años, según los datos del portal Fotocasa.

O que el precio de la vivienda ha crecido hasta un 4% en el tercer trimestre del año. Se trata del mayor avance desde la aparición del Covid-19 en marzo de 2020, según las estimaciones de la consultora inmobiliaria Gesvalt. Frente a estos datos, las advertencias del FMI o del Banco de España, o la expectativa de Bankinter de una caída del precio del 5% en los dos próximos años son un pobre consuelo para los miles de aspirantes a comprar ya una vivienda.

“La gran pregunta es si conviene esperar dos o tres años a una caída de precios para comprar una casa. La respuesta es que en un país como España no, porque los precios de los alquileres están desbocados. Si las valoraciones de los pisos no ofrecen todavía signos de flaqueza es porque hay mucha demanda presionando para comprar cuanto antes. Dentro de dos meses, el coste total de la adquisición puede ser mucho más elevado”, señalan fuentes del sector.

Todos están de acuerdo en que la caída del precio de las casas no compensará el aumento de los costes de la financiación por la vía de la hipoteca. El espectacular avance de los precios de los préstamos fijos está aún lejos de su final -algunos expertos los ven por encima del 5%- y el riesgo de apostar por el tipo variable es inasumible para miles de familias con ingresos medios. Una situación que mete la máxima prisa a los potenciales compradores.

Artículos relacionados