Aunque le da como ga­na­dor, solo El País le niega la ma­yoría su­fi­ciente para go­bernar

El PP demanda candidatos empresarios para apuntalar su clara ventaja en los sondeos

Génova mul­ti­plica los con­tactos con los res­pon­sa­bles au­to­nó­micos y con sec­tores em­pre­sa­riales

Sede del Partido Popular
Sede del Partido Popular

El Partido Popular lo tiene hecho en las pró­ximas elec­ciones ge­ne­ra­les, si se pro­du­jeran de in­me­diato. El con­senso de los son­deos elec­to­rales pu­bli­cados a lo largo del mes de sep­tiembre y en la pri­mera se­mana de oc­tubre coin­ciden en señalar ven­cedor al Partido Popular. De los ocho son­deos de al­cance na­cio­nal, siete con­si­deran que el PP po­dría go­bernar con el apoyo del par­tido VOX, li­de­rado por Santiago Abascal. Sólo el rea­li­zado por El País le niega esa ven­taja, aunque tam­bién le da por ga­na­dor.

Esta coincidencia casi absoluta de los sondeos con proyección de escaños ha dado tal confianza a los dirigentes nacionales del Partido Popular que ahora ya se han centrado en conseguir en todas las comunidades autónomas al candidato ganador.

Aseguran que no les urge decidirlo. Se tomarán el tiempo que sea necesario. Frente a lo que anticipó la portavoz en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, de tenerlos elegidos antes de fin de año ya no tiene por qué cumplirse. Recuerdan que la orientación la marca el presidente del partido, Alberto Núñez Feijóo cuyo mensaje es sencillo, los líderes autonómicos, mientras ganen, serán útiles, si no, han de dejar paso a otros compañeros que lo consigan.

De los ocho sondeos mencionados, el más favorable para el Partido Popular fue el elaborado por GAD3/NIUS con datos recogidos entre los días 19 y 22 de septiembre. Esta muestra atribuye al PP una estimación de voto del 34,8 % de los electores lo que supondría para los populares obtener entre 148 y 152 escaños. Con los 36-38 que obtendría VOX con un 12,6 % de los votos conseguirían una clara mayoría de entre 184 y190 escaños. Sánchez conseguiría entre 101 y 105 diputados mientras UP se quedaría con entre 17 y 19 y un 9,4 % de los votos.

El último de los sondeos dado a conocer elaborado por Celeste-Tel para Onda Cero, con la muestra recogida entre los días 26 y 30 de septiembre, también concede una amplia mayoría al PP con el apoyo de VOX. Los populares obtendrían un 33,9 % de los votos y 140 escaños. VOX se haría con el 12,6 % de los votos y 41 escaños. Esto supondría de nuevo una clara mayoría absoluta de 181 escaños. El PSOE, en este caso, obtendría el 24,1 % de los votos y 96 escaños. Unidas Podemos con el 10 % de los votos solo conseguiría 23 escaños.

Solo el sondeo elaborado por 40dB para el grupo Prisa con una muestra recogida entre los días 22 y 26 de septiembre, aunque también da vencedor al PP, cuestiona que pudiera gobernar el partido centrista. En el mejor de los casos, la suma de los partidos liderados por Núñez Feijóo y Santiago Abascal se quedaría a dos escaños de la mayoría. En el peor de los casos, PP y VOX se quedarían, según ‘El País’, a 16 escaños de la mayoría.

Los populares restan importancia a este último sondeo confiados en la bondad de las ocho muestras que les darían claramente ganadores, con posibilidad de gobernar con el apoyo de VOX. Estos grupos son, además de los mencionados, Socio Métrica/El Español; ElectoPanel/Electomanía; Data10/OKDiario; Sigma Dos/El Mundo e IMOP/El Confidencial.

Dejo fuera de este listado los sondeos del CIS y de Invy Mark/La Sexta porque, aunque ofrecen los porcentajes de estimación de voto no han publicado la estimación de escaños.

Con el viento a favor de los sondeos para unas elecciones generales, el Partido Popular quiere convertir antes las elecciones autonómicas y municipales, que se celebrarán el último domingo del mes de mayo, en la oportunidad de asestar un duro golpe electoral al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Los populares solo tienen en riesgo el gobierno de dos autonomías, los de la Comunidad de Madrid y Murcia. El PSOE, en cambio, arriesga el Gobierno de las nueve comunidades en las que gobierna o cogobierna con otras fuerzas políticas. En al menos cuatro de estas comunidades, Castilla-La Mancha, Aragón, Comunitat Valenciana y Baleares, el PP da por hecho que se puede producir un vuelco electoral, ya sea a solas o con el apoyo de VOX.

En otras comunidades, como Aragón, Asturias, La Rioja y Navarra, admite el PP que uno de sus problemas es que no tienen todavía decidido quien pueda ser el candidato. Por eso, el nuevo equipo se ha tomado todo el tiempo necesario para poder resolver los problemas internos que tienen en cada una de ellas. Y repiten lo dicho por Feijóo de los líderes autonómicos actuales que, mientras ganen, serán útiles, si no, han de dejar paso a otros compañeros que lo consigan.

Aunque insisten en que prefieren gobernar a solas, el miedo de gobernar con VOX, ya se ha roto con el Gobierno de coalición en Castilla y León. Aunque admiten que el funcionamiento podría mejorar, lo importante son que las decisiones no rompan ninguna de las líneas rojas fijadas por los populares. Hasta ahora sostienen que ha sido así, aunque admiten que algunas de las salidas de todo de los líderes de VOX en Castilla y León no les favorece.

Así se lo manifiestan a los líderes de los distintos sectores empresariales con los que están manteniendo contactos casi desde el inicio de la incorporación a Génova del nuevo equipo directivo popular. Uno de los más activos en los encuentros con los empresarios es el coordinador general Elías Bendodo.

Una de las ejecutivas de la patronal CEOE que ha compartido uno de estos almuerzos con Bendodo comentaba a Capitalmadrid.com la pasada semana, que el coordinador general del PP muestra un profundo conocimiento de las inquietudes empresariales por las nuevas medidas que está adoptando el Ejecutivo en materia fiscal.

Bendodo ha expresado a estos empresarios la frustración que supone para el PP que Sánchez siga negándose a alcanzar con ellos grandes acuerdos pese a la crítica situación que atraviesa España en materia institucional, económica y social y ante los anunciados riesgos de desaceleración económica en los próximos meses.

Previsiblemente la desaceleración será suave, pero el FMI ha advertido que existe riesgo de que dure más de lo que se preveía inicialmente. Riesgos para el bienestar de los más débiles que merecerían un mayor entendimiento entre los políticos. Aunque los tiempos electorales no son buenos para los acuerdos.

Artículos relacionados