El gurú Wilds alerta sobre el en­gaño de al­gunas com­pañías fi­nan­cieras

La crisis de la jubilación alcanza a los 'baby boomers' en Estados Unidos

Venden ac­ciones y re­ducen gastos y creen que planes de pen­siones son blin­dados

Sistema de pensiones
Sistema de pensiones

La crisis de la ju­bi­la­ción no es un pro­blema que afecte a España. Otros países se en­cuen­tran en la misma di­fícil si­tua­ción para cua­drar cuen­tas. En Estados Unidos tam­bién se está pro­du­ciendo un cues­tio­na­miento sobre el sis­tema de pen­siones y la re­duc­ción del poder ad­qui­si­tivo de los ju­bi­lados con­forme pasa el tiempo. Algo que va a in­fluir sobre la eco­no­mía.

La demografía, el creciente riesgo que atraviesan las inversiones y la interrupción del ciclo económico por el elevado gasto público son algunos de los factores que se unen en una especie de tormenta perfecta en este asunto de la previsión.

“Gran parte de la riqueza en Estados Unidos está en manos de los baby boomers que acaban de jubilarse o están a punto de jubilarse y, a lo largo de los años, muchos se han movido hacia inversiones arriesgadas en busca de rendimiento. Han pasado años desde que hemos tenido una recesión importante, así que tarde o temprano es lógico que llegue ésta”, asegura Bruce Wilds en el blog Advancing Time.

El hecho de que la generación que surgió del boom de los años sesenta entre en fase de jubilación es algo que afecta a todos los países y que significa la pérdida de un sector de cotizantes muy nutrido y que a partir de ahora pasa al capítulo de gasto de los estados. Los denominados “boomers” al otro lado del Atlántico han modificado sus hábitos financieros. Han pasado a vender activos y a recortar gastos.

Wilds se dedica al diseño y alquiler de edificios y cuenta con inversiones inmobiliarias en el Medio Oeste de los Estados Unidos y es autor del libro Advancing Time en el que plasma sus ideas derivadas de la observación de los comportamientos de sus clientes a lo largo de los años. “Mientras contemplamos un mundo de riqueza, también vemos un mundo de deudas. Desafortunadamente, en las últimas décadas la creciente desigualdad ha puesto gran parte de la riqueza en manos de unos pocos y ha distribuido la deuda en lugares donde volverá a mordernos”, señala.

Avanzando en el Tiempo

El autor de Avanzando en el Tiempo critica la actuación de las compañías financieras, que “a menudo se olvidan de decirles a los inversionistas que cuando invierten en un plan 401, el riesgo recae directamente sobre la persona que posee el plan. Y advierte que existen “tarifas extravagantemente altas enterradas bajo una gran cantidad de nombre diferente”. Recuerda el informe de Robert Hiltonsmith, que denunció la existencia de comisiones de pago por juego y sobornos ocultos.

Wilds alerta sobre el hecho de que también los fondos de pensiones o las cuentas 401, un mecanismo de ahorro para la jubilación en Estados Unidos, “no hay garantía de que volverá a ver su dinero o, si lo hace, de que habrá retenido su poder adquisitivo”. El riesgo no es privativo ni de las acciones ni de la deuda.

Entre los factores que anticipan problemas, destaca cinco. El primero es que los consumidores mayores venden activos y gastan menos. El segundo, que el ciclo económico se ha visto interrumpido por el aumento del gasto público. En tercer lugar, las recompras de acciones marcan récords e impulsan al alza los mercados. En cuarto lugar, el hecho de la desigual distribución de la riqueza, con un 1% de los ciudadanos que manejan 43,27 billones, mientras un 90% dispone de 40,28 billones. En quinto lugar reproduce la estimación de Moody’s sobre las deudas de jubilación en Illinois, que con un déficit de pensiones y salud de 530.000 millones de dólares en 2020.

Artículos relacionados