De mo­mento, los ges­tores in­ter­na­cio­nales si­guen in­fra­va­lo­rando España

El ruido político aboca al Ibex-35 a un primer trimestre de perfil más bajo que el resto

Los grandes in­con­ve­nientes en contra de la bolsa es­pañola se re­cru­decen en el nuevo año

Ibex 35.
Ibex 35.

El mi­ni­rally del Ibex 35 en las siete úl­timas se­siones de 2021 no ha evi­tado que la Bolsa es­pañola salga mal, muy mal pa­rada, en la 'fotofinish' de un ejer­cicio bur­sátil que ha cons­ta­tado con una cru­deza ex­tra­or­di­naria que, en estos mo­men­tos, la bolsa es­pañola es el pa­tito feo de las grandes eco­no­mías. La subida final del 8% chi­rría res­pecto a las ex­tra­or­di­na­rias ga­nan­cias de nues­tros mer­cados de re­fe­ren­cia.

Al otro lado de los Pirineos, la bolsa gala avanzó casi un 30%, y de alrededor de la mitad fue la revalorización del DAX alemán y el FTSE británico. Lo peor es que el año nuevo no parece traer bajo el brazo una vida nueva para el Ibex 35. El ruido político que para empezar se concretará en las elecciones anticipadas de febrero en Castilla y León y la tela de la reforma laboral que queda por cortar amenaza el corto plazo.

"No vamos a cambiar nuestra visión de la bolsa española. La hemos tenido infravalorada durante todo 2021 y así seguirá en este comienzo del año. No ha cambiado nada que justifique otra estrategia. Viene por delante un primer trimestre de muchas incertidumbres. Ya habrá tiempo de moverse en otras direcciones si las cosas cambian", señalan en una gran gestora internacional veterana en el mercado español.

Efectivamente, quien más quien menos entre los grandes analistas nacionales e internacionales se barrunta que habrá lío en estos próximos meses. Es verdad que la versión final -ya se verá si definitiva- de la reforma laboral se ha quedado en agua de borrajas en comparación con las intenciones iniciales del socio de Gobierno de Pedro Sánchez, que hablaba directamente de derogación. No han saltado las alarmas en absoluto entre los fondos internacionales, pero la última palabra no está dicha.

"Lo que necesita el mercado es estabilidad política. Y para eso hace falta la seguridad de que no se va a declarar un nuevo incendio en cualquier momento. Hay empresas españolas muy buenas a niveles muy atractivos, y eso hará que los inversores sean más selectivos que nunca en el Ibex 35. Otras cosa es una apuesta global por la bolsa española, algo que hoy por hoy no se ve", aseguran en un gran 'bróker' nacional.

Yolanda asusta al mercado

Que Yolanda Díaz haya asegurado que está dispuesta a escuchar "con cariño" a Bildu, ERC y PNV -que amenazan con votar en contra de la reforma- de cara a posibles modificaciones en la tramitación parlamentaria ha puesto en guardia a más de un gestor. No juega a favor de eso que se da en llamar 'marca España' el historial de improvisaciones del Gobierno, que ha quedado altamente demostrado en el hachazo fiscal a las eléctricas y las rectificaciones posteriores.

"El problema es que se llega a un acuerdo clave entre el Gobierno, los agentes sociales y los empresarios, y todo parece indicar que no será suficiente para evitar otra batalla. Que haya elecciones en Castilla y León en febrero no hace sino acrecentar las posibilidades de que las posiciones de unos y otros se radicalicen. No es el mejor escenario para una recuperación importante de la bolsa española", señala un veterano bolsista.

En plena redefinición de las estrategias en pleno arranque de 2021, el Ibex podría estar perdiendo una oportunidad para recuperar parte del peso perdido en las carteras y empezar a recuperar algo del enorme desfase que sufre respecto al resto de grandes índices europeos. No se pueden descartar algunas compras extras en este arranque de año, pero nada capaz de marcar mucho las diferencias.

Artículos relacionados