BOLSA

Cellnex, del peor valor en Bolsa al riesgo de la caída libre

Con un des­censo de más del 20& en seis me­ses, su com­por­ta­miento bur­sátil preo­cupa a los ana­listas

Cellnex en Bolsa.
Cellnex en Bolsa.

En poco más de seis me­ses, la co­ti­za­ción de Cellnex ha pa­sado de marcar má­ximos his­tó­ricos sobre los 61 euros por ac­ción a des­plo­marse a poco más de 40 eu­ros. Un re­tro­ceso en pi­cado que se ha acen­tuado en este arranque de ejer­cicio en el que pierde más de un 20%, que lo sitúa a la ca­beza de los peores va­lores del Ibex 35 en este mes de enero.

Un retroceso marcado por los problemas de competencia surgidos en el Reino Unido tras su oferta de compra a CK Hutchison de 6.000 torres de comunicación. El acuerdo cerrado en 2020 contemplaba la compra de infraestructuras pasivas de Hutchison en seis países europeos, articuladas de manera separada, por un total de 10.000 millones de euros.

Las autoridades de competencia británicas, sin embargo, han puesto pegas a los activos ubicados en el país al afectar a la competencia y amenazar una subida de precios. Para intentar desbloquear la situación, Cellnex ha propuesto la desinversión de entre 900 y 1.000 torres de telecomunicaciones en el Reino Unido.

Pese a estas tensiones, que han provocado buena parte de los ajustes en bolsa en los últimos meses, la compañía no ha perdido la confianza de los analistas. Barclays, por ejemplo, ha recortado su estimación de precio objetivo de 67 a 65 euros por acción, pero ha reiterado su recomendación de sobreponderar.

Pese al duro golpe sufrido en el mercado, la firma sigue confiando plenamente en la capacidad de generar caja y en la rentabilidad de la cotizada española y le confiere un alto potencial de subida, más de un 60%, respecto a su cotización actual.

Esta valoración se sitúa en línea con la realizada también por Bank of America de 66 euros por acción. La entidad ha situado a Cellnex entre las cinco telecos con mayor recorrido en Europa por su capacidad de generar valor y pro sus contratos ligados a la inflación que reducirá el impacto esta variable en sus cuentas. Más optimistas son aún en Credit Suisse que a finales de septiembre fijaron un precio objetivo en 70 euros por acción.

En el mercado, sin embargo, hay más dudas. Los analistas técnicos afirman que el perfil es netamente bajista hacia los 37 euros por acción, donde encontraría su principal línea de soporte. Eso supone caídas adicionales desde los 40 euros por acción en los que cotiza en la actualidad. Y en caso de iniciar un rebote antes de alcanzar ese nivel encontraría grandes resistencias en las inmediaciones de los 45 euros.

Artículos relacionados