LA SEMANA BURSÁTIL

El BCE toma el relevo de la Fed

La con­fir­ma­ción de que la Reserva Federal su­birá tipos de in­terés ha se­guido pre­sio­nando a los mer­cados fi­nan­cieros a la baja. En las cinco úl­timas se­sio­nes, el Ibex 35 ha caído un 1% para des­li­zarse hasta los 8.600 pun­tos. Al me­nos, señalan los ana­listas se ha re­du­cido li­ge­ra­mente la pre­sión por las ten­siones geo­po­lí­ti­cas, per­mi­tiendo al se­lec­tivo man­tener en el rango medio de su ac­tual ten­dencia la­te­ral.

La semana pasada, el comité abierto de la Reserva Federal confirmó sus intenciones de poner punto final a su política de dinero fácil para estimular la economía estadounidense. Eso ha obligado a los inversores a dar un paso atrás, retirando posiciones de forma preventiva, en especial en los mercados norteamericanos.

Los analistas creen que ahora se plantea un período de reflexión para calibrar como el repunte de tipos puede afectar a las cuentas empresariales, justo en plena temporada de presentación de resultados. Eso ha justificado en buena medida una alta volatilidad.

En el mercado español, sin embargo, preocupa menos este giro en la política monetaria internacional. Al contrario, el alto peso del sector bancario, beneficiado por el repunte de los tipos de interés, seguramente servirá como catalizador al alza. Aunque en Europa, posiblemente, se retrase algo más en el tiempo, hasta finales de 2022 o principios del próximo ejercicio. Previsiones que acentuarán el interés de los operadores en la reuníón del BCE de esta semana.

En cualquier caso, el encarecimiento del dinero supone un argumento para el optimismo a medio y largo plazo, teniendo en cuenta además que las grandes compañías españolas han realizado notables esfuerzos por contener y refinanciar la deuda en los últimos años. Eso evitará un severo golpe en sus cuentas.

En este contexto, el principal objetivo del Ibex 35 será recuperar los 9.000 puntos, nivel perdido el verano pasado. Eso, sin embargo, dependerá en buena medida de otros factores como las tensiones geopolíticas en la frontera ucraniana, la marcha de la inflación o la evolución de las variantes de la covid. Demasiadas incertidumbres como para poder realizar grandes proyecciones.

Calendario semanal de Bolsa

Los datos de inflación y paro marcarán el pulso de los mercados financieros internacionales en los próximos días, con vistas a la primera reunión del Banco Central Europeo este año, incluso por encima de los datos de actividad.

Este lunes, última sesión del mes de enero, los inversores deberán estar atentos a los indicadores de PMI que llegarán desde China y a la producción industrial japonesa. Ya en Europa, en Alemania y España se publicarán los datos de ventas al por menor e IPC, junto al PIB de la zona euro. La principal referencia este día en Estados Unidos será el Chicago PMI.

El mes de febrero arrancará el martes con los datos de PMI manufacturero en medio mundo. Los inversores deberán estar pendientes también de la tasa de paro en Alemania y la zona euro.

En la sesión del miércoles destacarán la inflación de la zona euro y la encuesta de creación de empleo privado ADP al otro lado del Atlántico.

La agenda financiera internacional del jueves vendrá cargada de citas importantes, entre ellas los datos de actividad PMI del sector servicios en las principales economías mundiales. En la zona euro se publicarán los precios de producción mientras que en Estados Unidos se darán a conocer también los pedidos a fábrica y las cifras de productividad. Este día, en cualquier caso, estará condicionado por la reunión del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra.

El viernes, última jornada de la semana sin grandes referencias en Europa, las miradas se centrarán en el informe de empleo que llegará desde Estados Unidos y que suele tener un alto impacto en los mercados. La tasa de paro norteamericana se sitúa ya por debajo del 4%, nivel de pleno empleo.

Artículos relacionados