La di­visa es­ta­dou­ni­dense se uti­liza en el 40% de las tran­sac­ciones por el 36% de la eu­ropea

El euro ataca al dólar en su liderazgo como divisa de pagos internacionales

La mo­neda co­mu­ni­taria re­duce la ven­taja del bi­llete verde de veinte a cuatro puntos en 10 años

Euro
Euro

Dólar y Euro com­piten a cara de perro por ser la di­visa de pago de re­fe­rencia en el co­mercio y las trans­fe­ren­cias fi­nan­cieras in­ter­na­cio­nales y al­zarse con la su­pre­macía del mer­cado de pa­gos. En los úl­timos diez años, la di­visa eu­ropea ha arañado te­rreno al bi­llete verde, hasta el punto de re­ducir una ven­taja de 21,4 puntos hasta los 3,86 puntos ac­tua­les, según la Society for Worldwide in­ter­bank Financial Telecommunication (SWIFT), la en­tidad in­ter­na­cional que ha di­señado el es­tándar de se­gu­ridad para la iden­ti­fi­ca­ción de los bancos en el cir­cuito mun­dial de pa­gos.

Los expertos consideran que el ascenso del euro como moneda para realizar transacciones comerciales o financieras ha cobrado impulso gracias al esfuerzo conjunto que ha llevado a cabo Europa tras el estallido de la pandemia del coronavirus. Al otro lado del Atlántico, el presidente Joe Biden no goza de su mejor momento en cuestión de apoyo electoral, en tanto su paquete económico no ha hecho más que generar incertidumbre.

Hace sólo ocho años, la supremacía del dólar en el escenario de pagos internacionales era más que evidente, con el 51,9% de las operaciones liquidadas en esta moneda, frente al 30,5% de las transacciones abonadas en euros. Hubo incluso un mes, el de octubre de 2020, en que el euro llegó a ponerse por delante del dólar, aunque por sólo dos décimas.

Los ortodoxos advierten que la supremacía del dólar resulta incuestionable, porque los datos de SWIFT recogen también las operaciones realizadas entre bancos de la zona euro y consideran que las cifras deberían depurar estas cifras para poder calificarse como movimientos de comercio internacional. Sin embargo, en el propio Estados Unidos existe una corriente crítica sobre la pérdida de imagen de Estados Unidos en el mundo y que se basa en la depreciación constante del dólar en los mercados cambiarios en los últimos cincuenta años.

Los chinos, cuartos

Dentro del panorama de los pagos internacionales hay que destacar el cuarto puesto que ha alcanzado el yuan, la divisa de una economía como la china, que está caminando a pasos agigantados. En sólo dos meses, ha incrementado su presencia como moneda de pagos en 0,85 puntos, hasta el 2,7%. La libra se mantiene como tercera divisa del mundo, con el 5,89%, mientras el yen japonés es la quinta, con el 2,58%.

“El yuan ha visto crecer su popularidad como moneda internacional en la última década. Los fondos globales impulsaron las tenencias de bonos del gobierno chino a un récord el mes pasado, según muestran los datos de SWIFT”, asegura la agencia Bloomberg. “El renminbi ocupó el puesto 35 en octubre de 2010 cuando SWIFT, que maneja mensajes de pago transfronterizos para más de 11.000 instituciones financieras en 200 países, comenzó a rastrear”.

Artículos relacionados