Monitor de Consumo Bancario

En dos sen­ten­cias, un juz­gado de Pamplona ha puesto a elec­ción del cliente anular el con­trato o cam­biar el ín­dice

Decisión judicial salomónica frente al IRPH: nulidad o conversión al euríbor

La Justicia co­mu­ni­taria ha des­car­tado que este in­di­cador tenga un ca­rácter abu­sivo in­trín­seco

Euribor
Euribor

A pesar de que la Justicia co­mu­ni­taria des­cartó que el ín­dice IRPH tenga un ca­rácter abu­sivo in­trín­seco, la banca acu­mula ex­pe­rien­cias poco fa­vo­ra­bles en los juz­ga­dos. Recientemente, el Juzgado de pri­mera ins­tancia nú­mero 7 de Pamplona ha dic­tado dos sen­ten­cias que ha­bi­litan al afec­tado a elegir entre dos op­cio­nes, ambas con­tra­rias a los in­tereses de la en­tidad fi­nan­ciera: nu­lidad del con­trato hi­po­te­cario o cambio al eu­rí­bor.

De esta forma, los fallos permiten a los clientes elegir la opción que consideren más conveniente para "resarcir el daño causado". Por un lado, la nulidad total del préstamo por vivienda, lo que implicaría que jurídicamente jamás existió y la entidad prestamista debe devolver todos los intereses cobrados; y por otro, continuar la relación contractual, pero reemplazando el índice IRPH por el Euríbor.

La interpretación europea

Las sentencias del tribunal pamplonés aplican la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que el pasado noviembre dictaminó que el juez nacional debe conceder al cliente la elección de anular por completo la relación contractual o sustituir el índice litigioso. No obstante, sí existe una cierta discrepancia en los motivos que esgrime el juez navarro para fallar contra la banca.

Para entender la resolución del juzgado navarro, hay que recordar los aspectos que enfrentan a la Justicia europea con la española en torno al controvertido IRPH. El TJUE, a diferencia del Supremo español, no considera que éste tenga un carácter abusivo per se; y tampoco puede considerarse que exista un abuso contra el cliente si no se le proporciona un documento con el el historial de cambios en el coste de los préstamos calculados en base al IRPH.

No obstante, el tribunal comunitario matiza que la inclusión del mismo en el contrato sería legítima solo en el caso de que los datos estén publicados y disponibles para un consumidor medio "normalmente informado y razonablemente atento y perspicaz", en plenas condiciones de comprender el el mecanismo que rige el cálculo de las cuotas y su capacidad para hacer frente a las mismas.

Sin embargo, en sus fundamentos de Derecho, el juez pamplonés expone que "no hay prueba de que la entidad informara a sus clientes de cuál había sido la evolución del IRPH (en este caso CAJAS) durante los dos años naturales anteriores a la celebración del contrato de préstamo". Añade, asimismo, que "no puede considerarse ajustada a la buena fe la conducta de un profesional que oculta o no facilita al consumidor una información de la que dispone (la evolución del índice IRPH en los dos años anteriores) y que según las normas aplicables al tiempo de negociar el préstamo está obligado a proporcionarle".

Un índice polémico

El IRPH es un índice de referencia para las hipotecas que fue objeto de comercialización masiva durante los años previos a la crisis de 2008, como alternativa al euribor. De hecho, se calcula que 1,3 millones de préstamos están vinculados a este indicador.

Para calcularlo, las entidades financieras enviaban al Banco de España (BDE) la media aritmética de los intereses de sus hipotecas.vEl supervisor hacía la media de las cifras de todas las entidades y publicaba el resultado. La principal crítica a este indicador radica en su coste: las organizaciones de consumidores denuncian que los afectados acaban pagando un sobrecoste de entre 250 y 300 euros.

Artículos relacionados