BOLSA

Bankinter se beneficia de Línea Directa

La mayor ac­ti­vidad co­mer­cial en un año de re­cu­pe­ra­ción de la eco­nomía y los ex­tra­or­di­na­rios han per­mi­tido a Bankinter ce­rrar 2021 con un re­sul­tado ré­cord. El be­ne­ficio de la en­tidad ha al­can­zado los 1.333 mi­llones de eu­ros. Esta cifra in­cluye la plus­valía de 895,7 mi­llones de euros lo­grada tras el éxito de la ope­ra­ción de sa­lida a Bolsa de su fi­lial Línea Directa Aseguradora.

Sin tener en cuenta esa plusvalía, el beneficio neto recurrente del grupo ha sido de 437,4 millones de euros, incluyendo aún cuatro meses de ingresos de Línea Directa antes de salir al mercado. Este importe supone un 37,9% más que en 2020.

Esta cifra pone en evidencia la solidez financiera, la consistencia de su propuesta de valor y la potencialidad de unas líneas de negocio cada vez más pujantes y diversificadas, señala el grupo.

En este sentido, todos los márgenes han experimentados fuertes crecimientos, entre los que destaca las cifras históricas en el margen de explotación antes de provisiones con más de 1.000 millones de euros, un 13,9% superior al de 2020 e incluso en un 19% al margen pre-covid de 2019.

Bankinter destaca que entre 2012 y 2021 ha acumulado una tasa anual de crecimiento compuesto del beneficio después de impuestos del 15% a pesar de los bajos resultados de 2020 debido a las provisiones extraordinarias.

La rentabilidad sobre recursos propios, ROE, excluyendo la plusvalía de Línea Directa, ha alcanzado el 9,6%, con un ROTE del 10,2%, frente al 7,03% de ROE de 2020, un año en el que esta ratio acusó las mayores provisiones realizadas para prevenir un empeoramiento del entorno macroeconómico tras la pandemia.

En cuanto al capital, Bankinter mantiene una ratio “CET1 fully loaded” del 12,1%, muy por encima de las exigencias del BCE, que son del 7,68%.

La ratio de morosidad, por su parte, se sitúa en el 2,24%, trece puntos básicos menos que hace un año, sin que hayan hecho mella en ese dato el fin de las moratorias hipotecarias. El índice de cobertura de la morosidad es del 63,56%, superior en 302 puntos básicos a la de finales de 2020.

En lo que se refiere a la liquidez, Bankinter dispone de un gap comercial negativo, con una ratio de depósitos sobre créditos del 108,5%.

Este positivo balance en todas sus ratios ha colocado a Bankinter como el banco más resistente de España ante situaciones macroeconómicas adversas, y el tercero mejor de Europa, en el último test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Gracias a esta solidez, el banco ha recuperado este año su tradicional política de retribución al accionista mediante el pago de dos dividendos con cargo a los resultados recurrentes de 2021: el primero en octubre, por un importe global de 119,78 millones de euros, y el segundo en diciembre con un nuevo abono de 46,26 millones de euros, lo que supone retornar a un “pay out” del 50%, íntegramente en efectivo.

Las perspectivas para este año son además muy positivas respecto al crecimiento ante un previsible adelanto en las políticas de endurecimiento de la política monetaria de los grandes bancos centrales. La elevada inflación augura prontas subidas de tipos, un escenario que ayudará a impulsar aún más los márgenes del grupo.

Así lo viene recogiendo el mercado. Las acciones de Bankinter suben más de un 13% en el acumulado del año, situándose como el segundo mejor valor del Ibex 35 en este arranque de ejercicio. Eso le ha llevado a superar importantes resistencias técnicas, aunque su perfil no será netamente alcista mientras no alcance y consolide la zona de los 6 euros por acción.

Artículos relacionados