La Bolsa y el mer­cado de deuda viven una bur­buja de ele­vado riesgo

Inversiones alternativas para abrir boca en 2022

Empresas ve­ga­nas, com­pañías so­cial­mente res­pon­sa­bles, crip­to­mo­nedas di­fe­ren­tes, va­lores se­guros

Inversion
Inversion

El año 2022 viene car­gado de in­cer­ti­dum­bres desde el punto in­ver­sor. La cer­teza de que existe una bur­buja en la bolsa y el mer­cado deuda, en­traña un ele­vado riesgo a la hora de tomar po­si­cio­nes. La sen­sa­ción de que los bancos cen­trales van a dar marcha atrás en su po­lí­tica de su­mi­nistro de li­quidez ili­mi­tada, ace­le­rada du­rante la pan­de­mia, su­pone tam­bién un hán­dicap para las in­ver­siones en ac­tivos fi­nan­cie­ros. Pero siempre existen fór­mulas para apostar el di­nero a corto, medio o largo plazo que pueden ofrecer ga­ran­tías de ren­ta­bi­li­dad.

Criptomonedas, empresas de productos veganos y compañías ESG son valores con un elevado grado de aceptación y atractivo para quien tenga la intención de apartarse de los tradicionales canales de inversión. La adquisición de bienes físicos por excelencia, en valores del sector inmobiliario también se encuentra afectada por la tendencia a la burbuja que se ha desatado por la lluvia de dinero de los bancos centrales en todo el mundo.

Las criptomonedas son una modalidad de divisa digital que utiliza la criptografía para controlar la emisión de monedas y la autenticación de traspasos de dinero entre fondos de forma segura. Se trata de una inversión de una alta volatilidad, pero al tiempo que se producen rápidos procesos de apreciación, puede suceder lo contrario, lo que constituye, sin duda, un elevado riesgo.

Dentro del mundo digital, existen también los token no fungibles (NFT), que “son activos digitales únicos, cifrados y, al igual que las criptodivisas, se hallan vinculados a la cadena de bloques (blockchain). Debido a su unicidad no pueden ser ni modificados ni copiados ni intercambiados por otros. La inversión habitual de NFT se realiza en arte o coleccionables, pero también ha comenzado a utilizarse en juegos o patentes. El principal riesgo de este tipo de inversiones radica en el desafío de evaluar los NFT adecuadamente”, escribe Rosa Fernández en Statista.

Las empresas que se dedican a la alimentación vegana cuentan con una demanda creciente en todo el mundo. La supresión del consumo de productos de origen animal cuenta cada vez con mayor número de adeptos. Para el año 2030, se estima que este sector superará los 160.000 millones de dólares. El capital riesgo ha multiplicado sus inversiones en este segmento entre los años 2010 y 2020. En 2019, la empresa Beyond Meat duplicó su valor tras su salida a bolsa.

Empresas sostenibles

Las empresas con marchamo ESG se han convertido en una de las inversiones con mayor futuro en los últimos años. Compañías que respetan el entorno, socialmente responsables y con un gobierno corporativo fuerte. Se trata de criterios de inversión socialmente responsable que se llevan aplicando varias décadas y ahora son la preferencia de un sector de los inversores.

“Una de las opciones más sencillas para invertir en proyectos que siguen los criterios ESG es hacerlo en energías renovables a través de la participación en fondos de inversión en nuevas tecnologías o en empresas que trabajen en la generación de energías limpias. A ellas se suman otras vías como las acciones, el crowdlending y los bonos verdes”, indica Rosa Fernández. “Especialmente estos últimos, los bonos verdes, se han convertido en una nueva y atractiva vía para aportar un granito de arena en la lucha contra el cambio climático mientras se gana dinero, ya que el capital obtenido se destina a proyectos de control de la contaminación o al fomento de la eficiencia energética, entre otros campos”.

Artículos relacionados