BOLSA

El Ibex 35 cumple 30 años

El 14 de enero de 1992 nacía el Ibex 35. Un in­di­cador for­mado por las em­presas más lí­quidas del mer­cado es­pañol con el fin de servir de re­fe­rencia al mer­cado de op­ciones y fu­tu­ros. Durante este pe­ríodo, la eco­nomía es­pañola ha tri­pli­cado su ta­maño en tér­minos de PIB, al tiempo que el valor de las em­presas se ha mul­ti­pli­cado por diez.

El selectivo español cumple así 30 años consolidando su posición como marca líder de la economía y de las empresas cotizadas españolas y principal indicador de su transformación.

A lo largo de estas tres décadas, más de 60 compañías diferentes han formado parte de este indicador en algún momento, Entre tanto, la familia de indicadores gestionados por BME supera ya los 80 índices que sirven de benchmark para multitud de productos financieros y estrategias de inversión.

Una de las incorporaciones reseñables fue la del Ibex 35 con Dividendos, en abril de 2009. Este índice incorpora los pagos de las compañías que forman parte del selectivo, un factor especialmente importante para el mercado español, en el que la retribución al accionista es una señal clara de identidad, que le diferencia de otros mercados de su entorno.

La última ampliación de la familia se ha producido el pasado 30 de noviembre, con el lanzamiento del Ibex Gender Equality, mientras el gestor de los mercados españoles sigue trabajando en el lanzamiento de nuevos indicadores ligados a la sostenibilidad aplicando la metodología del operador suizo SIX Group, del que forma parte.

En este tiempo, la representación sectorial también ha ido variando notablemente, lo que confirma al Ibex 35 como la principal referencia de los cambios en la estructura de la Bolsa y la economía española en estas tres décadas. La estructura actual es una de las más diversificada con una alta representación de la digitalización y las energías renovables que han ganado peso en estos últimos años.

La evolución del índice en estos 30 años, recuerdan sus máximos responsables, pone de manifiesto la importante y estable rentabilidad que ofrece la Bolsa a largo plazo. Con los años, el efecto combinado de la diversificación y la reinversión del dividendo causan un positivo efecto en las carteras. El Ibex 35 con Dividendos, por ejemplo, presenta un rendimiento anual acumulado del 7,95%, 4 puntos superior a la recogida solo por los precios en el Ibex 35.

Tres décadas cargadas de historia e historias para el selectivo

Durante los diez primeros años de existencia del selectivo, tanto la economía como la Bolsa española experimentaron un fuerte impulso y modernización impulsadas por la Reforma del Mercado de Valores, la extensión del sistema electrónico de negociación de los mercados y en última instancia la entrada de España en la primera fase de la Unión Monetaria Europea.

El pinchazo de las “puntocom”, sin embargo, puso fin a un intenso proceso de OPV, privatizaciones y salidas a Bolsa de gran número de empresas privadas, que elevó a más de cuatro millones el número de inversores minoristas directos, conocido como “Capitalismo Popular”.

Con el arranque del euro en 2002, se abrió una etapa de expansión financiada a través del mercado bursátil para las grandes compañías españolas y también para la Bolsa, que multiplicó el número de productos e índices con el desarrollo de warrants, ETF o futuros y opciones sobre nuevas acciones y vio nacer nuevos mercados como el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) en 2006 que luego pasaría a denominarse BME Growth.

La quiebra de Lehman Brothers en 2008 marcó el punto culminante de una larga crisis financiera mundial, la Gran Recesión, y posteriormente de deuda soberana en el euro que provocó grandes cambios en el sistema financiero y correcciones en algunos desequilibrios estructurales de la economía española, como su excesiva dependencia del crédito bancario, en el que los mercados gestionados por BME están jugando un papel decisivo.

La llegada de la covid en marzo de 2020 supuso un nuevo reto y confirmó el papel de los mercados como generadores de financiación y liquidez para afrontar la recuperación y el crecimiento, en un nuevo entorno marcado por la sostenibilidad y la digitalización.

El origen de los índices bursátiles se atribuye al periodista estadounidense Charles Henry Dow, fundador del The Wall Street Journal, que el 3 de julio de 1884, al observar que la mayoría de las cotizaciones bajaban o subían de manera similar, decidió expresar esta tendencia con una selección de las compañías más representativas del mercado, a la que se denominó Dow Jones Transportation Average.

Desde entonces, los indicadores se utilizan en todo el mundo no solo para conocer el comportamiento de los mercados, sino también para la creación de carteras, definición de estrategias y contratación de productos que lo utilizan de referencia, como derivados financieros, ETF o warrants.

Artículos relacionados