Las en­ti­dades apro­ve­chan a tope la pri­mera gran ven­tana de li­quidez del año

La banca española se sube a la ola de emisiones de deuda en el arranque de 2022

El sector se an­ti­cipa al en­ca­re­ci­miento fu­turo de las co­lo­ca­ciones de tí­tulos

Goldman Sach
Goldman Sach

Unicredit, Mediobanca, Barclays, Commerzbank, Credit Agricole, AXA, BNP Paribas... y tam­bién Santander, BBVA y Unicaja. Los bancos es­pañoles se están su­biendo a toda ve­lo­cidad al tren de las en­ti­dades que están emi­tiendo deuda a manos llenas en este co­mienzo de año. De lo que se trata es de llenar el zu­rrón de la li­quidez lo má­ximo po­sible antes de que se en­du­rezcan las con­di­ciones de las emi­sio­nes.

La normalización monetaria está en marcha, aunque la velocidad varía mucho dependiendo del área geográfica. Según Goldman Sachs, la Reserva Federal podría realizar hasta cuatro subidas de tipos de interés en 2022 -tres están aseguradas- y, en Europa, el 'bund' alemán está a las puertas de ofrecer rentabilidades positivas por primera vez en tres años. Pero las condiciones aún son muy buenas en el mercado de deuda.

Sólo en la primera semana del año las emisiones en el mercado global de bonos superaron los 100.000 millones de dólares euros, con la banca a la cabeza. La primera ventana de liquidez del año está abierta de par en par, y los emisores de primera calidad no quieren perder la que quizá podría ser la mejor oportunidad del año para emitir barato en todas las grandes divisas. Los compradores, cargados de liquidez, están muy receptivos.

La mitad de la banca española cotizada ha salido ya al mercado. La semana pasada, BBVA abrió fuego con una colocación de 1.000 millones de euros en deuda no preferente a siete años. Los inversores solicitaron casi el doble y con su elevada demanda permitieron cerrar la operación con un 'spread' muy competitivo de 82 puntos básicos. Sus pasos han sido seguidos está misma semana por Santander.

Santander, también

La entidad cántabra ha colocado 1.350 millones de euros en dos colocaciones, una de ellas en euros y la otra en libras esterlinas, también a precios muy atractivos. El tercero en liza es Unicaja, que ha colocado 300 millones de euros en obligaciones subordinadas. Según los expertos, no serán las últimas operaciones de la banca española en este comienzo de ejercicio de altísima actividad en el mercado de bonos.

"Sigue habiendo una oportunidad extraordinaria en el mercado. Como es lógico en pleno cambio de escenario de tipos, los precios se han tensionado un poco, pero siguen siendo muy atractivos para los emisores", señalan fuentes del mercado, que recuerdan que otras entidades españolas como CaixaBank y Banco Sabadell fueron muy activas el año pasado con emisiones en bonos de 6.000 millones de euros conjuntamente.

Para la banca española y por extensión para todo el sector financiero del viejo continente, es clave consolidar los colchones de liquidez exigidos por las autoridades bancarias europeas, por lo que la actividad seguirá siendo muy alta en deuda subordinada y deuda senior no preferente durante las al menos dos semanas que los expertos creen que seguirá totalmente abierta la primera ventana de liquidez del año.

Artículos relacionados