La AIE acusa al gi­gante Gazprom de re­ducir por ra­zones geo­po­lí­ticas las re­servas ga­sistas

El petróleo descontrolado a 85 dólares y el gas ruso disparado rompen a Pedro Sánchez

La mi­nistra Teresa Ribera vuelve a la carga de querer gravar los be­ne­fi­cios de las eléc­tricas

Teresa Ribera, vicepresidenta del Gobierno.
Teresa Ribera, vicepresidenta del Gobierno.

Los pre­cios de la elec­tri­cidad y de los com­bus­ti­bles se­guirán siendo un que­bra­dero de ca­beza para el Gobierno du­rante más tiempo del pre­visto. Inflación des­con­tro­lada y con­su­mi­dores con el cin­turón apre­tado por los altos costes ener­gé­ticos con­for­marán la sal de la vida de este primer se­mestre de 2022. Y, mien­tras tanto, la vi­ce­pre­si­denta ter­cera y mi­nistra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, in­siste en la idea de que hay que vi­gilar a las eléc­tricas porque en esta co­yun­tura están ga­nando mucho di­nero.

El petróleo vuelve a estar en los niveles más altos tras superar el susto de la variante ómicron -se encuentra cerca de los 85 dólares/barril-, y el gas se mantiene al alza por la escasez que hay en el mercado. Rusia está en el ojo del huracán como el principal culpable por razones geopolíticas, lo que hace temer un recrudecimiento de los precios durante el invierno.

Y es que, en contra de las esperanzas que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha transmitido de que a mitad de año veremos una reducción de los precios de la energía, el comienzo de 2022 no ha podido arrancar peor: el barril de Brent del Mar del Norte vuelve a dispararse hasta cerca de los 85 dólares, el precio más elevado desde el 10 de noviembre. Y en lo que al gas respecta, todos los pronósticos son de lo más pesimista, según advierten altos ejecutivos de empresas y organismos internacionales como la propia Agencia Internacional de la Energía (AIE).

“Creemos que existen fuertes elementos de escasez en el mercado europeo del gas, debido al comportamiento de Rusia”, ha declarado el jefe de la AIE, Fatih Birol, y ha enfatizado que el país euroasiático tiene capacidad para incrementar sustancialmente el flujo de gas hacia Europa “pero lo mantiene reducido coincidiendo con las tensiones respecto de Ucrania”.

Tensiones geopolíticas

El director del alto organismo internacional de la energía ha acusado abiertamente a Rusia de que “los bajos flujos de gas ruso a Europa coinciden precisamente con el aumento las tensiones geopolíticas sobre Ucrania” y ha afirmado que “podría aumentar las entregas de gas para Europa en al menos un tercio”, a pesar de que el gigante euroasiático ha reiterado en varias ocasiones que ha cumplido con todos sus contratos con Europa para el suministro de gas a largo plazo.

Birol han señalado directamente a la empresa rusa Gazprom de contribuir a la reducción del volumen de gas almacenado en las instalaciones que controla dentro de la Unión Europea. Se estima que estas instalaciones se encuentran al 50% de su capacidad frente al 70% que deberían estar en el mes de enero. “En términos de almacenamiento, el déficit actual de la UE se debe en parte a Gazprom”, ha afirmado Birol.

El consejero delegado de Centrica, la mayor empresa de suministro eléctrico de Reino Unido, Chris O’Shea, ha sido igualmente muy pesimista y ha subrayado que “no hay ninguna razón para esperar que los precios bajen en el corto plazo”, ha declarado. “El mercado sugiere que los altos precios del gas estarán aquí durante los próximos 18 meses a dos años”, ha manifestado a la agencia británica BBC.

Ribera vuelve a la carga

Por otro lado, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha respaldado la propuesta del ministro italiano de Desarrollo Económico y miembro de la ultraderechista Liga, Giancarlo Giorgetti, de gravar los beneficios de las eléctricas para bajar el recibo de la luz.

“Creo que es una opinión compartida dentro del Gobierno de que aquellos que, en esta situación particular, están registrando beneficios extra deben de alguna manera contribuir a la fiscalidad general para ayudar a las clases más desfavorecidas”, ha asegurado el ministro de Desarrollo Económico en una comparecencia ante medios de comunicación.

Ribera ha defendido ante inversores del Spain Investors Day este posicionamiento de “prestar atención” a los que “están ganando mucho dinero” con los altos precios energéticos y considerar en qué medida este dinero debe devolverse a los hogares y familias. Concretamente, ha respaldado que esas ganancias deberían destinarse, en parte, a proporcionar “apoyo social” para acelerar la transformación energética o recursos para una mayor innovación.

El líder de la Liga, Matteo Salvini, ha cargado también contra la eléctrica italiana Enel, que controla Endesa, y ha señalado que sus directivos deberían sentir “la responsabilidad social de reconocer que están registrando márgenes de locura” y “devolver parte de las ganancias a familias y empresas”.

Ribera no ha querido entrar en más detalles y evitar así las críticas que surgieron por parte de las eléctricas cuando anunció el recorte de los beneficios caídos del cielo, que después fue retirado. Ha señalado al respecto que la toma de decisiones en este sentido se debe enmarcar en el debate y marco europeo.

Artículos relacionados