TELECOMUNICACIONES

Telefónica convence a los inversores en el inicio del año

Su es­tra­tegia de crea­ción de valor y op­ti­mi­za­ción del re­torno del ca­pital da re­sul­tado

J. M. Álvarez-Pallete, pte. Telefónica.
J. M. Álvarez-Pallete, pte. Telefónica.

La aten­ción de los bol­sistas se ha vuelto a en­focar en Telefónica tras ce­rrar 2021 como su mejor año en algo más de una dé­cada. Un re­bote apo­yado en una re­cu­pe­ra­ción de las cuentas por en­cima de las ex­pec­ta­tivas y una rá­pida re­duc­ción de su apa­lan­ca­miento, su talón de Aquiles du­rante ese pe­ríodo.

Aunque algunos analistas le quitan mérito a esta recuperación, pues su cotización venía de muy abajo tras los mínimos de la pandemia, lo cierto es que la operadora parece haberse lavado la cara para volver a brillar en esta década.

De momento, acaba de cerrar su plan de bajas voluntarias al que podrán adherirse cerca de 3.000 trabajadores. Este proceso de adelgazamiento de la plantilla le costará entre 1.600 1.700 millones de euros, pero a cambio espera alcanzar un ahorro anual de 230 millones de euros desde 2023.

Un esfuerzo destinado a seguir corrigiendo deuda, junto con la desinversión en grandes activos ya maduros o no estratégicos. Para botón de muestra basta la reciente venta de sus activos de fibra óptica en Colombia por 200 millones de dólares más un 40% de las acciones de una sociedad española controlada por KKR (“HoldCo”), el accionista único de InfraCo.

Operación enmarcada dentro de la política activa de gestión de cartera del Grupo Telefónica, basada en una estrategia de creación de valor y optimización del retorno sobre el capital.

Pese a la recuperación, el valor ha cerrado 2021 por debajo de los 4 euros por acción, muy por debajo de las estimaciones apuntadas por el consenso de mercado que apuntaba a los 4,5 euros. Una decepción que, sin embargo, deja un amplio margen de mejora para este nuevo ejercicio.

La semana pasada, la casa de análisis del Banco Santander fijaba un precio objetivo para la operadora de 5,4 euros por acción y recomendación de comprar. Eso supone un potencial de revalorización del orden del 40% desde su actual precio de mercado. La firma considera que Telefónica debe recoger tanto su positiva evolución del negocio como la previsible mejora del sector conforme se vaya normalizando la situación económica.

Su perfil, señalan los analistas técnicos, es netamente alcista y apunta directamente hacia la cota de los 5 euros por acción, lo que avalaría las previsiones fundamentales. Sin embargo, para confirmar este movimiento, antes debería vencer la intensa resistencia que encuentra en torno a los 4,2 euros y que el mercado deje de infravalorar a la operadora.

Artículos relacionados