La ex­pec­ta­tiva de una subida de tipos be­ne­ficia el ne­gocio del sector fi­nan­ciero

Los analistas apuntan al Santander como el banco con más potencial de subida, un 40%

El di­vi­dendo será el prin­cipal atrac­tivo de la en­tidad pre­si­dida por Ana Botín

Ana Botin, Santander-
Ana Botin, Santander-

La me­jora del en­torno eco­nó­mico ha dis­pa­rado el in­terés de los ope­ra­dores en el sector ban­ca­rio. Las cre­cientes ten­siones in­fla­cio­nistas an­ti­cipan un en­du­re­ci­miento de la po­lí­tica mo­ne­taria de los grandes bancos cen­trales mucho antes de lo pre­visto. La Fed ya plantea su pri­mera subida en marzo, lo cual me­terá pre­sión al Banco Central Europeo. En este es­ce­na­rio, mu­chos son los que apuestan por el li­de­razgo del Banco Santander a la hora de apro­ve­char su di­vi­dendo, el mejor del sec­tor, con una ren­ta­bi­lidad su­pe­rior al 7%.

Entre los factores que manejan los analistas para seguir apostando por la banca y por el Santander en particular se encuentra un entorno de precios de préstamos estabilizado; así como una mejora del retorno de capital mucho más diáfana.

La subida de tipos impulsará el negocio

Unas mejores perspectivas sustentadas en las intenciones de la Reserva Federal de endurecer su política monetaria mucho más deprisa de lo previsto con el fin de contrarrestar la preocupante alza de precios, en cifras récord en 30 años. Los analistas hablan de cuatro subidas para este año, la primera ya el próximo mes de marzo.

Este movimiento puede ayudar a cambiar el sesgo del Banco Central Europeo, mucho más reacio a las subidas de tipos mientras la recuperación económica en Europa siga dando bandazos. De ser así, la capacidad para generar ingresos, vía mayores márgenes, de la banca crecerá de forma casi exponencial. Un escenario donde el Banco Santander puede hacer valer su posición de liderazgo.

Algo en lo que parece coincidir un buen número de analistas. El último de ellos Barclays. La firma ha reiterado su recomendación de sobreponderar al Santander en su último informe sobre la banca española con un precio objetivo de 4,3 euros por acción. Eso supone un potencial de revalorización a medio plazo de más del 38% desde su cotización actual.

Una estimación en línea con las realizadas por HSBC o UBS a la espera de que el valor recoja otras operaciones como su expansión en Latinoamérica, la toma de control total de su filial estadounidense Santander Consumer o la venta de la que fuera la sede del Popular en Portugal por 50 millones de euros.

Las compras de Ana Botín han generado confianza

Los accionistas han recibido además como un plus de confianza la apuesta de su presidenta Ana Botín para apoyar la acción. El pasado mes de diciembre realizó una inversión de 1,3 millones de euros en la compra de medio millón de títulos y, posteriormente, adquirió otros casi 2,2 millones de euros en opciones sobre acciones para comprar títulos de la entidad a 3,25 euros.

Un precio que está cerca de alcanzar tras la subida del 6% registrada por el valor en los primeros compases de este nuevo año, sobreponiéndose a las grandes incertidumbres provocadas y asentándose por primera vez desde la aparición de ómicron el pasado mes de noviembre.

Todo ello ha ayudado al Banco Santander a cambiar su deteriorado perfil técnico en Bolsa Una vez asentada sobre los 3 euros por acción, los expertos ven muy factible un nuevo impulso hacia los máximos del año pasado en 3,45 euros, aunque tiene algunas barreras intermedias que pueden retrasar este objetivo a corto plazo.

Artículos relacionados