El ob­je­tivo de­cla­rado es la ro­ta­ción de car­teras e in­ver­siones más ren­ta­bles

Los inversores chinos huyen de las bolsas a toda máquina con fuertes plusvalías

Las ventas de pa­quetes ac­cio­na­riales de em­presas oc­ci­den­tales su­pe­rarán los 15.000 mi­llones en 2021

China
China

Los in­ver­sores chinos han apro­ve­chado los co­le­tazos de la pan­demia para hacer caja en sus po­si­ciones en Occidente, sobre todo des­pués de la fuerte subida de pre­cios de al­gunos ac­tivos re­gis­trada desde el co­mienzo del año. La in­yec­ción de di­nero sin lí­mites por parte de los bancos cen­trales ha lle­vado los pre­cios de las ac­ciones de las com­pañías a má­xi­mos, por lo que vender con plus­va­lías rá­pidas se ha con­ver­tido en el ne­gocio del si­glo.

En lo que va de año, las empresas del país más poblado del mundo, se han desprendido de paquetes accionariales en compañías occidentales por un importe global de 10.500 millones de dólares, según apuntan analistas de Bloomberg.

Las últimas ventas realizadas por las corporaciones chinas no tienen su origen en dificultades económicas de estas sociedades. Las han liderado empresas que adquirieron participaciones de firmas que se encontraban en buena posición de tesorería y cuyas valoraciones se han catapultado en 2020, gracias a que los bancos centrales globales han liberado cantidades sin precedentes de fondos en el sistema financiero global, asegura el diario ZeroHedge. Este escenario ha generado un aumento en la demanda de activos y la correspondiente subida de los precios.

Los chinos materializan plusvalías a tal rimo que se prevé que este año superen la cota de los 15.000 millones de dólares de desinversiones en acciones foráneas. Se estima que superarán esta cifra, correspondiente a las ventas que realizaron durante el pasado año. En 2018, llevaron a cabo un movimiento similar, aunque el volumen global de venta de paquetes accionariales no llegó a los 10.000 millones de dólares.

Mayor productividad

“Las desinversiones en el extranjero ayudan a las empresas chinas a acumular montones de efectivo adicionales y a reorientar el dinero en áreas más productivas, como la compra de empresas extranjeras de semiconductores. Hace unos meses, Nexperia NV, de propiedad china, adquirió Newport Wafer Fab del Reino Unido”, indica ZeroHedge.

Entre las operaciones estrella en estos momentos se encuentran la venta por parte de Beijing Capital de una compañía neozelandesa por más de 1.000 millones de dólares tras su adquisición por 667 millones de dólares. O la decisión de China Three Gorges Corp. de colocar el 25% de su cartera de energía renovable en el extranjero por 2.000 millones de dólares. Creat Group Corp. ha recibido, por su parte, ofertas para vender su participación en el fabricante de plasma sanguíneo Biotest AG.

El comportamiento de los inversores asiáticos ha cobrado un giro espectacular en los últimos meses. Durante años han estado financiando el déficit de Estados Unidos. Ahora toca la realización de beneficios en compañías y la apelación a los inversores extranjeros en la colocación de deuda de los ayuntamientos, como señalaba este periódico hace unas semanas. Está previsto un fuerte crecimiento de la emisión de bonos de refinanciación de unos 110.000 millones de dólares hasta los 293.000 millones durante el primer semestre de este año.

Artículos relacionados