Emitirá unos 5.000 mi­llones de euros a un plazo de 20 años para par­ti­cipar del 'boom'

Aunque tarde, España se suma a la 'ola eco' con su primer bono verde soberano

Las ren­ta­bi­li­dades serán pre­vi­si­ble­mente más bajas de las de un bono con­ven­cional

Tesoro Público
Tesoro Público

Con bas­tante re­traso pero con vo­ca­ción de ser un par­ti­ci­pante ac­tivo a partir de ahora, el Estado es­pañol se suma hoy a lo que se ha de­no­mi­nado como 'boom verde' en el mer­cado de ca­pi­ta­les. Si todo va según lo pre­visto, España lan­zará este martes su pri­mera emi­sión de bonos verdes so­be­ra­nos. Abrirá el telón con una pri­mera emi­sión de unos 5.000 mi­llones de eu­ros, una cifra to­davía mo­desta que de­bería servir como rampa de lan­za­miento para co­lo­ca­ciones fu­tu­ras.

Barclays, BBVA, Crédit Agricole, Deutsche Bank, JP Morgan y Santander son los encargados de distribuir los primeros bonos verdes soberanos españoles a 20 años y de empezar a rebajar la distancia en cantidad con el resto de grandes países europeos que ya se han abonado a esta modalidad. Hace ya un año que Alemania dio el pistoletazo de salida a este tipo de emisiones, y lo hizo con gran éxito, con una sobredemanda de cinco veces.

Los primeros 6.500 millones a 10 años en bonos verdes que colocó en septiembre del año pasado se quedaron muy cortos para la demanda de 33.000 millones de unos inversores ávidos. Éstos se lanzaron a por un cupón del 0% en un momento en el que la rentabilidad del bono alemán se situaba en el -0,45%. En mayo la primera potencia europea emitió otros 6.000 millones a 30 años con una demanda de casi 40.000 millones.

Francia es el otro gran lídeen este tipo de emisiones en Europa en un mercado en el que Países Bajos, Bélgica e Italia también son muy activos. Sus colocaciones han demostrado que hay mucha demanda para este tipo de productos soberanos y España no quiere quedarse atrás a pesar de que parte con mucha desventaja respecto a sus competidores en estos bonos que están dirigidos a financiar proyectos beneficiosos para el medio ambiente.

Calviño, eufórica

Según la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, el Gobierno ya ha identificado más de 13.600 millones de euros de gasto verde elegible para financiar distintos proyectos. Por lo tanto, es importante que la primera operación de bonos verdes españoles soberanos sea un éxito para garantizar la continuidad de estas emisiones en los próximos trimestres. De momento, la primera ha despertado gran expectación.

"Hay mucho interés por los primeros bonos verdes españoles, en línea con lo que está ocurriendo con los títulos de otros mercados europeos. Lo normal es que dada la fuerte demanda que hay y la escasa oferta general que aún hay de estos títulos a nivel global se tengan que vender algo por debajo del rendimiento de los bonos convencionales de la misma duración. En el caso de España, el cupón ofrecido será atractivo", señalan fuentes financieras.

Fenómeno mundial

El de las emisiones verdes es un fenómeno que se produce a escala mundial y que ni siquiera ha alcanzado todavía la velocidad de crucero. Con el verano casi terminado, el volumen de las colocaciones ya supone cerca del 90% de todas las operaciones realizadas a lo largo de 2020. Se trata por lo tanto de un mercado en pleno desarrollo que está recibiendo de forma masiva el visto bueno de los inversores.

Salvo sorpresa, en 2021 se batirán nuevamente todos los récords registrados hasta ahora. El europeo es un mercado pionero y muy activo en este tipo de emisiones, a las que España se suma con el objetivo a medio plazo de ser un jugador importante. Antes deberá pasar un primer test exigente y muy esperado por el mercado después de que empresas y comunidades autónomas ya hayan abierto la veda de las denominadas colocaciones sostenibles.

Artículos relacionados