BOLSA

Acciona, vértigo en las alturas

Pocas com­pañías del mer­cado es­pañol pueden pre­sumir como Acciona no solo de estar en ni­veles de pre­pan­demia sino in­cluso por en­cima de los má­ximos pre­vios a la grave crisis del 2008. El grupo cons­tructor y de ser­vi­cios vive un mo­mento de dulce. Una vez se­gre­gado el ne­gocio de ener­gía, que ya vuela por su cuen­ta., la com­pañía se ha cen­trado en la ac­ti­vidad de ges­tión de so­lu­ciones sos­te­ni­bles, in­fra­es­truc­turas y cons­truc­ción.

Fruto de ello ha encadenado importantes contratos en estos últimos meses. Entre los más recientes destacan el proyecto logrado junto a Cimic, la filial de ACS, para desarrollar un tramo de la línea ferroviaria entre las ciudades australianas de Melbourne y Brisbane por unos 750 millones de euros.

Pero más relevante aún ha sido la adjudicación en estos días, junto con sus socios locales Tawzea y Tamasuk, de un proyecto de financiación, construcción y operación durante 25 años de tres plantas depuradoras de aguas residuales en Arabia Saudí por un importe global de 855 millones de euros.

La capacidad de las tres instalaciones -denominadas Madinah-3, Buraydah-2 y Tabuk-2- asciende en conjunto a 440.000 metros cúbicos diarios para atender a una población de 2,1 millones de personas.

Los contratos, adjudicados por la empresa pública Saudi Water Partnership Company, engloban una planta de tratamiento de aguas residuales en Medina, la cuarta ciudad más poblada del país con más de 1,1 millones de habitantes, que contará con una capacidad de 200.000 metros cúbicos diarios. Acciona construirá además 23 kilómetros de colectores de agua reciclada para regadío, tres tanques de almacenaje y sus respectivas estaciones de bombeo.

Las otras dos instalaciones, Buraydah-2, de 150.000 metros cúbicos diarios, y Tabuk-2, con una capacidad de 90.000 metros cúbicos diarios, se ubican en zonas rurales, en el centro y en el norte del país, respectivamente, y prestarán servicio a un millón de habitantes. La cotizada española también construirá 34 kilómetros de colectores de agua reciclada para la primera y otros 28 kilómetros para la segunda.

Una actividad que ha impulsado la cotización de Acciona hasta cerca de los 150 euros por acción. Zona de máximos históricos. Unos precios que, pese a las buenas noticias del grupo, generan cierto vértigo en los mercados financieros. Precisamente este sería el precio objetivo fijado por Barclays en su última recomendación de septiembre una de las valoraciones más optimistas entre los analistas que siguen al valor.

Eso podría justificar una posible recogida de beneficios a corto plazo. Los expertos técnicos, en cualquier caso, no creen que, salvo sorpresas provocadas por factores exógenos, los ajustes puedan ir mucho más allá de las inmediaciones de los 140 euros por acción. Y este, además, sería solo un pequeño paso atrás para coger un nuevo impulso en su espectacular tendencia alcista iniciada a finales de 2013.

Artículos relacionados