Los sin­di­catos retan a la ac­tual di­rec­ción por tomar esta me­dida y miran hacia el pa­sado

El Sabadell lanza su objetivo con 1.900 empleos afectados por el ERE

La oferta ini­cial del banco su­pera a las 1.800 sa­lidas ya pac­tadas a fi­nales de 2020

César González-Bueno, CEO Sabadell.
César González-Bueno, CEO Sabadell.

La cú­pula di­rec­tiva del Sabadell ha ini­ciado con ac­titud firme los pri­meros con­tactos con los sin­di­catos para un se­gundo ERE en menos de un año que afec­tará a 1.900 em­pleos, en el rango más alto que se había ba­ra­jado desde el primer mo­mento. El grupo pre­si­dido por José Oliu y ges­tio­nado por César González-Bueno con­si­dera que las sa­lidas pac­tadas a fi­nales de 2020 (1.800) no son su­fi­cientes para ga­ran­tizar su sos­te­ni­bi­li­dad.

Las negociaciones para el nuevo ERE del Sabadell han arrancado con las espadas en todo lo alto, al menos por parte de la cúpula directiva y de los trabajadores. Un total de 1.900 empleados se verían afectados por este nuevo ajuste de plantilla, en torno al 13% de la plantilla actual, con el objetivo de mejorar la eficiencia y la rentabilidad, que se sitúa en un pobre 3%.

La cifra de afectados por el nuevo expediente supera al ajuste que ya se pactó a finales del pasado ejercicio, cuando aún estaba como consejero delegado Jaime Guardiola. Los actuales directivos consideran que dicho plan de salidas voluntarias no fue suficiente para que el banco sea competitivo y se pueda garantizar su sostenibilidad.

Dicho recorte de plantilla se negoció justo después de que las negociaciones de fusión entre BBVA y Banco Sabadell fracasaran ante el desacuerdo en el precio de canje. El actual consejero delegado del Sabadell, César González-Bueno, ha reiterado en varias ocasiones desde su llegada al cargo que el mandato del consejo de administración es mantener "independiente" al banco.

La cifra de trabajadores afectados se ha conocido en el primer contacto mantenido con los representantes sindicales, que ya habían mostrado su rechazo a bajas forzosas aunque con disposición a negociar. Como suele ser habitual y ha ocurrido en las recientes negociaciones en BBVA y CaixaBank, la primera propuesta suele reducirse según se avanza en las negociaciones.

Acusaciones de mala gestión

Como era de esperar, Comisiones Obreras (CCOO) ha reiterado tras su primer encuentro con la cúpula del Sabadell que la cifra es "desproporcionada" y que en el momento en el que se ha planteado, sin que apenas hayan acabado las vacaciones, es "un insulto a toda la plantilla".

Para los sindicatos , este nuevo proceso de reestructuración es "síntoma de la mala gestión de la nueva dirección", cuya llegada al banco como consejero delegado y con casi todas las funciones ejecutivas ya ha provocado una enorme reorganización y un nuevo plan estratégico con el que poder mantenerse como banco independiente en el actual tablero bancario español.

La mejora de la rentabilidad y de la eficiencia es un reto para todos los bancos en las actuales circunstancias, con unos tipos de interés a cero o en negativo que supone una presión desde hace tiempo sobre sus principales márgenes. El Sabadell se encuentra en peor posición que sus competidores.

El Sabadell, al margen de la fracasada operación con el BBVA, lleva tiempo en el punto de mira de los mercados como una de las piezas ante cualquier operación corporativa, una apreciación que ha llevado a una revalorización de sus acciones a lo largo de este año pese a los mensajes de independencia de sus gestores.

El plan estratégico de González-Bueno, presentado hace tan sólo unos meses, se ha considerado por parte de algunos analistas como una hoja de ruta para poner en valor al Sabadell ante cualquier operación corporativa o, en su defecto, en un futuro en solitario de un banco más que centenario.

Artículos relacionados