Un en­sayo de Alex Pollock des­tapa el riesgo del mundo de su­frir otra crisis

Las siete plagas que colapsarán el sistema financiero mundial

Hackeo al sis­tema fi­nan­ciero o al eléc­trico, co­lapso hi­po­te­ca­rio, otra pan­demia y hasta una gue­rra, las grandes ame­nazas

Alex Pollock.
Alex Pollock.

¿Cuál será el de­to­nante de la pró­xima crisis fi­nan­ciera mun­dial? Un ataque pi­rata al sis­tema fi­nan­ciero, una equi­vo­ca­ción en ca­dena de los bancos cen­trales mun­dia­les, un co­lapso del mer­cado de la vi­vienda o una falla del sis­tema eléc­trico po­drían volver a poner al mundo en ja­que. Así lo ase­gura Alex Pollock, un alto eje­cu­tivo de las fi­nanzas es­ta­dou­ni­den­ses, que acaba de lanzar una par­ti­cular guía para na­ve­gantes sobre las de­bi­li­dades eco­nó­micas que po­drían llevar a un co­lapso del sis­tema eco­nó­mico.

Pollock acaba de publicar un ensayo en Law & Liberty, un medio digital de la fundación educativa Liberty, que reúne debates, comentarios, ensayos, reseñas de libros, entrevistas y material educativo en defensa de una sociedad libre. Pollock establece hasta siete causas de elevado riesgo que podrían constituir el germen de la próxima crisis económica.

Alex J. Pollock no es ningún desconocido en los circuitos financieros mundiales. Con una trayectoria de medio siglo de máxima responsabilidad en la administración y la banca. No se trata de un gurú ni de un visionario, sino del que fuera presidente y director ejecutivo del Federal Home Loan Bank de Chicago, miembro del R Street Institute y director adjunto de la Oficina de Investigación Financiera del Tesoro de Estados Unidos. Su ensayo supone un espaldarazo a la teoría de Charles Kindleberger, quien construyó la teoría de que en cada decenio surge una crisis económica.

Lo que nadie ve venir sería uno de los fenómenos sobre los que se puede sostener la próxima crisis. “Un ex vicepresidente de la Reserva Federal observó con franqueza: "No solo no lo vimos venir", sino que en medio de ella "tenía problemas para entender lo que estaba sucediendo". De manera similar, "los bancos centrales y los reguladores no vieron venir la caída, al igual que no pudieron anticipar su magnitud potencial", como escribió otro experto en banca central”, indica en el ensayo.

Una segunda amenaza para una crisis mundial sería un macrohackeo malicioso del sistema financiero. “Imagínese a los macro-piratas informáticos atacando con la misma motivación destructiva que los terroristas del 11 de septiembre. Supongamos que cuando se declaran en huelga, los sistemas comerciales y de pagos no pueden compensarse, no hay precios de mercado, nadie puede averiguar los saldos en sus cuentas o el valor de sus posiciones de riesgo, y nadie sabe quién está en quiebra o solvente”.

Un tercer motivo podría venir de una equivocación colectiva de todos los bancos centrales. En este supuesto, sus políticas han llevado a una inflación general de precios desastrosa y desbocada, lo que lleva a una subida de los tipos de interés y una caída de los precios de los activos. Esto sucedería en un escenario de burbuja de precios de los activos y una deuda elevada (algo muy similar a lo que muchos advierten que está sucediendo ahora). Esta situación supondría un castigo para quienes se hayan endeudado de forma especulativa.

Burbuja en el aire

El colapso de la vivienda sería otra posible causa de derrumbe económico, según Pollock. La vivienda es la mayor inversión de los hogares y la garantía hipotecaria, el mayor mercado crediticio del mundo. Una veintena de países se enfrenta ahora mismo a una “inflación extrema de los precios de la vivienda”. Los precios de la vivienda dependen de un alto endeudamiento de las familias, que es muy sensible a una posible subida de los tipos de interés. El autor advierte que si la Reserva Federal no tuviera controlados los tipos hipotecarios al 3%, deberían duplicarse lo que duplicaría los pagos mensuales de las hipotecas, provocaría una caída abrupta de los precios de la vivienda y provocaría el derrumbe de la burbuja hipotecaria.

Un quinto desencadenante sería un fallo del sistema eléctrico. “Imagine una falla, similar a nuestro escenario de macro-hackeo del sistema financiero, como resultado de un ataque llevado a cabo maliciosamente para derribar el sistema eléctrico nacional, o de una enorme erupción solar, más grande que la que derribó el sistema eléctrico de Quebec en 1989”. El sistema financiero, incluidas todas las formas de pagos electrónicos, depende por completo del suministro de electricidad. “Si eso falla, ciertamente sería bueno tener algo de papel moneda en su billetera o monedas de oro reales. Las cuentas bancarias y las criptomonedas no funcionarán tan bien”.

La posibilidad de sufrir una nueva pandemia constituye un motivo preocupante para una próxima crisis. No se sabe cuándo podría suceder, pero muchos lo han vaticinado como sucedió con el coronavirus. Lo importante es que “Hemos descubierto que para combatir una pandemia, los gobiernos pueden cerrar las economías y causar un desempleo masivo y trastornos económicos. ¿Harían eso de nuevo o algo más?”.

Una gran guerra sería el peor de los supuestos, que desencadenaría el pánico en el sistema financiero. Muchos perciben que las desavenencias entre Estados Unidos y China amenazan resolverse de este modo. “¿Podría la decisión china de poner fin a la libertad de Taiwán por la fuerza ser el equivalente a la invasión alemana de Bélgica en 1914?”

“¿Alguien estaría lo suficientemente loco como para iniciar una guerra entre China y Estados Unidos? Ciertamente todos esperamos que no, pero debemos recordar que tal guerra ya ocurrió: la mayor parte de la Guerra de Corea consistió en batallas entre los ejércitos chino y estadounidense”, comenta Pollock.

Artículos relacionados