BOLSA

Telefónica mantiene el foco sobre la deuda

Los ana­listas es­pe­culan en sus in­formes con las prio­ri­dades de venta de la ope­ra­dora

José María Ávarez-Pallete. Pte. de Telefónica.
José María Ávarez-Pallete. Pte. de Telefónica.

Los es­fuerzos de Telefónica por re­ducir deuda son una con­tinua fuente de dimes y di­retes en los men­ti­deros bur­sá­ti­les, al­gunos con mayor cre­di­bi­lidad que otros. Uno de estos úl­timos sería las in­ten­ciones de la ope­ra­dora de te­le­co­mu­ni­ca­ciones de vender su ne­gocio de to­rres en el Reino Unido. La ope­ra­ción su­pon­dría otro paso más dentro del con­junto de me­didas des­ti­nadas a con­tener su ex­ce­sivo apa­lan­ca­miento.

Para ello, el grupo habría contratado al banco de inversión Goldman Sachs con el fin de tramitar la venta del 50% que posee en la sociedad conjunta de torres Cornerstone Telecommunications Infrastructure Limited, que comparte con Vodafone Group en las Islas Británicas. Una información que se habría filtrado por fuentes cercanas a la operación.

En un informe previo, el Banco Sabadell estimaba que la venta de este negocio permitiría a Telefónica reducir su apalancamiento en otros 1.000 millones de euros adicionales.

El pasado mes de enero, la filial de infraestructuras de Telefónica, Telxius Telecom, acordó vender sus divisiones de torres de telecomunicaciones en Europa y Latinoamérica a American Tower Corp (AMT) por 7.700 millones de euros. Operación encuadrada en la estrategia del grupo de gestionar su cartera de negocios de forma más activa y que ha contribuido a reducir su apalancamiento de forma notable.

A junio de este año, la deuda de Telefónica se situaba sobre los 26.000 millones de euros, todavía por encima de su actual capitalización de mercado que ronda los 23.400 millones de euros. Cifras que los expertos esperan se intercambien a finales de este ejercicio.

Así parece confirmarlo también la tendencia alcista marcada por el grupo durante el último año. Para ello deberá superar su actual barrera técnica en torno a los 4,3 euros por acción. Una vez alcance este objetivo cabe esperar un nuevo impulso como mínimo hasta los 5 euros. Nivel sobre el cual los analistas más optimistas fijan su potencial a corto plazo.

Artículos relacionados