Sólo con el apoyo de la de­manda na­cional se ha fir­mado una tem­po­rada ex­cep­cional

El lleno total del verano dispara la demanda de vivienda en las costas españolas

Hay mucha li­quidez bus­cando des­tino en un mer­cado in­mo­bi­liario im­pa­rable

Viviendas de lujo
Viviendas de lujo

El mer­cado in­mo­bi­liario es­pañol de costa tiene todas las cartas en la mano para ga­ran­ti­zarse una nueva edad de oro. El lleno total en ho­teles y vi­viendas en al­quiler en las me­jores zonas de costa en el re­cién ter­mi­nado ve­rano de 2021 -las ocu­pa­ciones me­dias han su­pe­rado el 80%, una cifra ex­tra­or­di­na­ria- ha de­vuelto al radar de los grandes in­ver­sores a un seg­mento que había que­dado des­col­gado desde el es­ta­llido del co­ro­na­vi­rus.

Pero la espera parece haber terminado. "El interés se ha disparado en las últimas semanas", señalan en varias agencias inmobiliarias de algunos de los lugares 'top' de la costa española, que recalcan que la mayoría de los interesados son inversores que quieren inmuebles de nivel medio-alto con el objetivo de alquilar. La primera consecuencia es que las valoraciones experimentan ascensos que en algunos casos alcanzan ya el doble dígito desde que empezó el año.

Las mismas fuentes se muestran sorprendidas por el resultado de un verano turístico que ha desbordado las previsiones de los más optimistas. El turismo nacional ha respondido hasta niveles espectaculares, cubriendo las ausencias de los visitantes extranjeros que, como en el caso de los ingleses, han reducido drásticamente el ritmo de visitas. Por eso se considera que el modelo está sufriendo cambios que pueden mantenerse en el tiempo.

"La duración de los efectos en el tiempo del Covid-19 es muy difícil de calcular. Pero queda claro que el coronavirus está provocando un cambio de hábitos de enorme calado. Muchos españoles que viajaban habitualmente al extranjero en vacaciones han buscado en 2021 buenas ubicaciones de costa, primando la seguridad y la comodidad. Es posible que esta tendencia tenga continuidad, y eso da mucho más atractivo al mercado de costa", señalan fuentes del sector.

Los inversores creen que aún hay una oportunidad -de media, los precios en el mercado de costa se han recuperado sensiblemente menos que en las zonas más demandadas del interior desde que empezó la pandemia- en un mercado que ofrece rentabilidades por alquiler que dependiendo de las zonas se sitúan por encima del 7%. Con la afluencia mucho más asegurada al menos en los meses de verano, comprar para arrendar en costa es mucho más atractivo ahora.

A las compras de los inversores españoles se suma la demanda internacional, que busca inmuebles de alto nivel. Por ejemplo, los compradores franceses se están haciendo con el 50% del parque de viviendas de lujo de Baleares, según datos de la inmobiliaria Barnes. Es sólo un ejemplo de a qué velocidad se recupera el mercado de costa a medida que -aún lentamente- se restablece la movilidad y aumentan las expectativas de una rápida vuelta a la normalidad.

Espacios más abiertos

"Igual que en las ciudades los compradores buscan espacios más amplios en zonas más abiertas, en la costa se buscan ubicaciones similares, lejos de las zonas de alta concentración de personas. Estas áreas serán las más demandadas en el futuro y es donde los inversores están centrando su atención ahora", señalan en fuentes del sector que recuerdan que la proliferación de las hipotecas baratas es otro elemento que está dinamizando mucho la demanda.

Efectivamente, los tipos de interés que la banca está aplicando a los préstamos a tipo fijo y variable (el coste medio al cierre del primer semestre es del 2,28%) son los más bajos de la historia y están facilitando las cosas a los inversores en vivienda que necesitan financiar sus compras. De momento, todo se pone de cara para un gran 'revival' de la vivienda de costa después de un verano muy caliente que ha mejorado todas las expectativas.

Artículos relacionados