Monitor de Consumo Bancario

Los he­re­deros de vi­viendas te­nían que es­perar dos años hasta ser re­co­no­cidos como pro­pie­ta­rios

La derogación del artículo 28 de la Ley Hipotecaria facilita las herencias de casas

El Gobierno aduce que el per­juicio que pro­vo­caba era muy grande en com­pa­ra­ción a su uti­lidad

Nuevas ofertas hipotecarias
Nuevas ofertas hipotecarias

Los he­re­deros de vi­viendas ya no tienen que es­perar dos años desde la muerte del tes­tador para ser re­co­no­cidos como pro­pie­ta­rios re­gis­tral­mente. A efectos de mer­cado, esta me­dida está lla­mada a agi­lizar enor­me­mente las ope­ra­ciones de com­pra­venta de los in­mue­bles ad­qui­ridos por esta vía, obs­ta­cu­li­zados hasta ahora por una nor­ma­tiva que el sector ta­chaba de ob­so­leta.

En junio fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la modificación de la Ley Hipotecaria que eliminaba el artículo 28 de la misma, medida que entró en vigor el día 3 de septiembre. Esta disposición establecía que las inscripciones en el Registro de la Propiedad de viviendas heredadas por familiares no legitimarios del fallecido (p.ej, hermanos) no surtirían efecto hasta pasados dos años.

EL Código Civil español reconoce como herederos legitimarios o forzosos a los hijos y el cónyuge del fallecido. Por consiguiente, el propósito del artículo era proteger los derechos de los herederos legítimos que pudiesen aparecer durante dicho período y que podían encontrarse con que el inmueble al que tenían derecho había sido vendido.

Durante el período de fermentación parlamentaria de la medida, el Gobierno justificó la eliminación del artículo 28 argumentando que los supuestos que protegía eran muy escasos en comparación al perjuicio que causaba, ya que su ámbito de aplicación era, en gran medida, anacrónico.

**Adiós a la 'Ley de Cuba' **

La disposición formaba parte de la Ley Hipotecaria del año 1946, y fue ideada como una garantía de que aquellos españoles emigrados a América no se vieran en la indefensión de perder sus herencias. El período de dos años de 'suspensión' del reconocimiento de la propiedad daba tiempo a los emigrados de recibir la noticia de la muerte de sus padres y regresar a España para reclamar sus derechos.

El Ejecutivo sostiene que los cambios sociales y tecnológicos han vaciado de sentido el propósito original de la norma, comúnmente llamado 'Ley de Cuba'. Esta postura se refleja también en el preámbulo de la Ley 8/2021 de 2 de junio de reforma de la legislación civil y procesal, que certifica la supresión del artículo:

"Los supuestos que eventualmente este artículo está llamado a proteger son muy residuales en comparación con el perjuicio que ocasiona en la sucesión de colaterales y extraños y la perturbación del tráfico, generando situaciones antieconómicas".

Esta declaración va en sintonía con las reivindicaciones del sector inmobiliario, que desde hace tiempo venía denunciando la obsolescencia de la norma y las barreras que ponía a la libre disposición de numerosos inmuebles.

Artículos relacionados