ANÁLISIS

Biden, Mohamed VI y Von der Leyen rescatan a Sánchez, mientras el PP navega sin rumbo

Los úl­timos son­deos, que to­davía no re­cogen el efecto de las úl­timas ac­cio­nes, man­tienen como líder al PP

Afghanistan.
Afghanistan.

La rá­pida ac­tua­ción de las fuerzas de se­gu­ridad es­paño­las, coor­di­nadas pa­ra­dó­ji­ca­mente por el ce­sado em­ba­jador en Kabul, Gabriel Ferrán, y la lla­mada de agra­de­ci­miento de Joe Biden, a Pedro Sánchez por la co­la­bo­ra­ción es­pañola en la aco­gida de los re­fu­giados af­ganos co­la­bo­ra­dores de Estados Unidos, han sido dos acon­te­ci­mientos clave en el res­cate de la muy de­te­rio­rada imagen del pre­si­dente del Gobierno. Las crisis le hacen cre­cerse. Todo ello mien­tras que se man­tuvo ini­cial­mente de va­ca­ciones en el Palacio de La Mareta de Lanzarote, pese a la gra­vedad de la si­tua­ción.

Frente a la meteórica escalada de los precios de la luz, los graves incendios que han asolado algunas provincias, como la de Ávila y los problemas de la inmigración ilegal, Sánchez optó por continuar con su veraneo, lo que no ha sabido aprovechar el PP que ha abusado de las vacaciones.

No han sido los únicos acontecimientos que el presidente ha sabido aprovechar para recuperar su imagen perdida. También le han ayudado muy claramente, los elogios de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, poniéndole como ejemplo del alma de Europa en la defensa de los más necesitados, en este caso los refugiados afganos.

Además, han resultado decisivas las alusiones del monarca marroquí, Mohamed VI, el viernes 20 en el discurso a la nación con motivo del 68 aniversario de la Revolución del Rey y del Pueblo, en la que planteaba un nuevo tipo de relaciones con España.

Mohamed VI fue muy claro. En esta ocasión no ha utilizado circunloquios ni eufemismos. El monarca alauí admitía que era “verdad que nuestras relaciones con España han pasado últimamente por una crisis inédita que ha sacudido fuertemente la confianza mutua y ha planteado numerosas interrogantes sobre su destino. Sin embargo, hemos trabajado con la parte española en un clima de total sosiego, transparencia y responsabilidad”.

El apoyo de Mohamed VI

Fuentes diplomáticas aseguran a capitalmadrid.com que un papel clave en este caso, al margen de la tradicionalmente aludida relación de hermandad entre los monarcas español, Felipe VI, y marroquí, Mohamed VI, lo ha jugado el embajador español en Rabat, Ricardo Díez-Hochleitner Rodríguez, quien goza de un reconocido prestigio entre los miembros de la carrera y los políticos que han tenido la oportunidad de contrastar con él la estrategia de las relaciones entre ambos países.

En este sentido, también ha supuesto un cambio muy favorable en el tono de las relaciones la mención de Mohamed VI en la que precisaba que “con toda sinceridad y confianza, aspiramos a seguir trabajando con el Gobierno de España y con su presidente, Pedro Sánchez, con el fin de inaugurar una nueva etapa inédita en las relaciones entre los dos países, sobre la base de la confianza, la transparencia, el respeto mutuo y la honra de los compromisos”.

Pues mientras todo esto ocurría, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, adoptaba la decisión más critica de su mandato que viene a enviar el mensaje de que Occidente no debe contar con ellos para definir la política de defensa mundial. Al mismo tiempo, las eléctricas hacían su agosto y la luz se disparaba batiendo récord días tras día, mientras los españoles temerosos ante las incertidumbres que se aproximan para el otoño seguían ahorrando. Y pese a todo ello, Sánchez sigue sin rival político.

En este agosto tan especial y en algunos casos tan dramático, el Partido Popular ha seguido de vacaciones. Lo único destacable en los medios de comunicación de su actuación política han sido una rueda de prensa de su presidente, Pablo Casado, aprovechando una visita a unas bodegas de Jumilla y una entrevista al secretario general, Teodoro García Egea, en concreto al diario ‘Expansión’, que carecía de todo mensaje de fondo.

La tercera intervención destacable de los dirigentes populares, por llamarla de alguna manera, ha sido la de la portavoz en el Congreso de los diputados, Cuca Gamarra, al diario ‘El Mundo’ de la que resulta difícil concluir que el PP tenga un proyecto claro y definido. Cómo sería la entrevista, que los responsables del diario tuvieron que destacar como lo más significativo las acusaciones de Gamarra a la ministra para la transición ecológica y el Reto Demográfico de que Teresa Ribera no tiene empatía.

Es gravísimo que ante la advertencia de los propios políticos de que afrontamos un otoño clave para la recuperación y para sentar las bases de ese tan aludido cambio de modelo económico y social, no haya un Gobierno con proyecto, pero no lo es menos que no tampoco haya una oposición dispuesta a trabajar, con ideas sólidas sin necesidad de que sean originales o brillantes.

Que el Partido Popular no tiene las ideas que España necesita lo han admitido hasta sus líderes que han decidido convocar una convención nacional para el rearme ideológico para ver qué es lo que hacen a partir de entonces.

En este momento los sondeos todavía le son favorables. El que publica este lunes ElectoPanel, con los resultados generales adelantados este domingo, sigue dando la victoria al PP, con el 28,5 % de los votos y 123 escaños. Con el 16,3 % de VOX y sus 54 diputados, conseguirían mayoría absoluta que podría verse consolidada con los dos escaños de Navarra Suma, Coalición Canaria, Ciudadanos y Foro Asturias, partidos que obtendrían un diputado cada uno de ellos.

La muestra se ha recogido entre el 20 y el 26 de agosto, por lo que los principales acontecimientos aquí comentados ya han tenido lugar, pero según los expertos no ha dado tiempo a que el sondeo recoja el efecto del rescate efectuado a Pedro Sánchez que conseguiría un 25 % de los votos y 96 escaños. Todos los socios de Gobierno y los apoyos que ahora mantiene no serían suficientes para que Pedro Sánchez pudiera volver a formar Gobierno.

Pero hará muy bien el PP en ponerse a trabajar de inmediato. La ya no tan breve historia de Pedro Sánchez en la política española evidencia que ante todo ha sido un superviviente nato. Pese a haberle expulsado su partido de la dirección, consiguió recuperar la secretaría general y hacerse con la presidencia del Gobierno en la primera moción de censura que ha tenido desde la recuperación de la democracia. Cuando todo el mundo le daba por amortizado, los claros apoyos internacionales que ha recibido en las últimas semanas deben hacer reflexionar al principal partido de la oposición, si no quiere ser su líder quien pase a la irrelevancia de la historia política española.

Artículos relacionados