MONITOR DE LATINOAMÉRICA

El país mo­der­niza su re­gu­la­ción sobre in­ver­siones para captar más ca­pi­tales

República Dominicana, una isla de reactivación económica en el continente

El rá­pido avance de la va­cu­na­ción im­pulsa la re­cu­pe­ra­ción del sector tu­rís­tico

Luis Abinader, pte. Dominicana.
Luis Abinader, pte. Dominicana.

República Dominicana, prin­cipal des­tino de la in­ver­sión es­pañola e in­ter­na­cional en el Caribe, co­mienza a dar signos de una só­lida reac­ti­va­ción tras el hun­di­miento cau­sado por el Covid en 2020. La no­table me­jora del sector tu­rís­tico, im­pul­sada por una ace­le­rada va­cu­na­ción (el país es uno de los que más rá­pido avanza en la in­mu­ni­za­ción en el con­ti­nente) aclara un pa­no­rama es­pe­ran­za­dor.

Y ello en un momento en el que el presidente Abinader cumple un año en el poder con renovadas promesas de alentar la inversión exterior para dejar atrás la crisis.

Dominicana, cuyo PIB cayó el 6,7% en 2020, crecerá este año el 7,1% y el 5,5% en 2022, según los entes internacionales. Más optimista, el banco central pronostica ya un avance del 9% al 10% este año, después de que en el primer semestre de 2021 el PIB progresara el 13,3%, con avances en construcción y zonas francas. Para el banco, la economía se beneficia de un entorno externo más favorable, que permite mayor flujo de divisas a través de remesas, turismo e inversión. La apuesta del Gobierno por garantizar la vacunación masiva para reactivar el turismo y dinamizar zonas francas ha sido elogiada por BID y OEA.

El pulmón turístico exhibe reactivación tras verse muy dañado por la pandemia: en el primer semestre esta actividad, en la que las firmas españolas son actores clave, creció el 36,1% (1,9 millones de visitantes), con un alza de ingresos del 29,7%, a 2.400 millones de dólares. En enero-julio se registró la llegada de 2,4 millones de visitantes y se espera el arribo de 2,5 millones en el segundo semestre, según Turismo, que resalta la recuperación de 60.000 empleos directos y 102.000 indirectos por el esfuerzo conjunto público-privado.

Grandes expectativas

El Ministerio señala que las reservas hoteleras para noviembre y diciembre superan ya las del mismo período de 2019, antes de la pandemia, y prevé un récord en enero de 2022, con cifras superiores a enero del 2018, el mejor año del turismo en Dominicana. El notable control del Covid ha traído una recuperación del 80% en la llegada de visitantes en junio-julio respecto a 2020.

Factor clave de la reactivación es una política sanitaria que ha privilegiado a los sectores productivos, especialmente el turismo, importante pilar de la economía (14% del PIB y 573.000 empleos). El Gobierno ha abierto la puerta a los visitantes con dos semanas de vacunación completa, certificado PCR negativo o test de antígenos. Y acaba de permitir que los hoteles abran al 100% de capacidad, manteniendo el distanciamiento social. A 21 de agosto, el 54,6% de la población adulta había recibido las dos dosis de la vacuna, según datos oficiales. El Covid ha causado la muerte de casi 4.000 personas en el país.

Otro factor clave es la evolución de las remesas, que crecieron el 51,5% en el primer semestre, a 5.263 millones, y un 43,2% en los primeros siete meses, a 6.159 millones. Los más de 8.200 millones enviados en 2020 por los dominicanos en el exterior, principalmente desde EEUU y España, salvaron al país de la debacle cuando turismo y comercio se hundieron.

España es el tercer mayor inversor, con 2.000 millones de stock y la presencia de 160 firmas, liderada por una quincena de hoteleras (con Barceló, Ríu, Meliá, Iberostar al frente), que copan el 65% de las habitaciones, y las aerolíneas Air Europa (que el pasado julio operó su primer vuelo directo Madrid-Samaná) e Iberia. Pero también con operaciones relevantes en inmobiliario, energía y finanzas: Sabadell, Mapfre, Acciona, Naturgy, Siemens-Gamesa, Inypsa, Elecnor, Mango, Inditex… Y el interés de Abinader, expresado en su primera visita a Madrid, es im¬pulsar nuevos pro¬yectos más allá de la ac¬ti¬vidad tu¬rís¬tica.

Abinader, un año en el poder

Abinader cumplió a mitad de agosto un año en el cargo, al que llegó en plena pandemia, con una economía en reactivación pero enormes retos por delante. Entre sus logros están una estrategia basada en la gestión del riesgo sanitario, el apoyo financiero (pactos con aerolíneas, flexibilización fiscal, ayuda crediticia a pymes y apoyo a sectores vulnerables); la asunción por el Estado de un seguro de salud para visitantes afectados por el Covid; la creación de un Gabinete Turístico y un Plan de Movilidad Urbano para implementar proyectos masivos de transporte, entre ellos la ampliación del metro de Santo Domingo.

Pese a la recuperación, el panorama dista de ser halagüeño. Abinader afronta una inquietante alza de la deuda pública al 67,8% del PIB, una alta inflación y el aumento de la inseguridad ciudadana. Queda también pendiente la reforma fiscal aconsejada por el FMI (aplazada a 2023), la reducción de las pérdidas de las distribuidoras de electricidad y la reforma de pensiones, salud y desempleo.

Luis Abinader, cuyo primer año ha estado marcado por su promesa de cero impunidad a la corrupción y la investigación de presuntas irregularidades del Ejecutivo Medina, ha hecho especial énfasis en la promoción de la inversión exterior y la colaboración con el sector privado en infraestructura, energía y comercio. En la actualidad se tramita un proyecto de Ley de Fomento a la Inversión para allanar el camino a las inversiones agilizando la aprobación de proyectos. Se busca reducir burocracia y trámites, mejorar el entorno para los negocios, fortalecer la seguridad jurídica e impulsar alianzas público privadas.

La Cepal señala que Dominicana se mantiene como primer país de destino para la IED en la subregión, lo que para el Gobierno muestra que la pandemia no ha reducido el atractivo del país. La IED creció el 49.4%, a 1.617 millones de dólares en el primer semestre de 2021 y podría acabar el año en 3.362 millones, con rebrote inversor de EEUU, España, Holanda, Alemania y Canadá en turismo, telecos, energía, agro y construcción. El país anotó en 2020 un retroceso en las llegadas del 15,4%, a 2.554 millones, en un año en el que EEUU fue primer inversor (31%), por delante de México (21%) y España (13%).

Artículos relacionados