Monitor de Consumo Bancario

Wizink ha sido con­de­nado a de­volver más de 34.000 euros por falta de trans­pa­rencia

El verano reactiva la polémica en torno a las tarjetas 'revolving'

Las aso­cia­ciones de con­su­mi­dores alertan de los riesgos de su uso, de­ri­vados de sus altos in­tereses

Tarjetas de crédito.
Tarjetas de crédito.

La Covid-19 no es el único pe­ligro que acecha a unos con­su­mi­dores ávidos de dis­frutar del ve­rano. La alar­gada sombra del so­bre­en­deu­da­miento, que tantos es­tragos pro­vocó no hace tanto, sigue muy pre­sente, en la calle y en los tri­bu­na­les: un juz­gado bar­ce­lonés ha de­cla­rado nula la tar­jeta 'revolving' Citibank que un cliente man­tenía con Wizink por falta de trans­pa­rencia en su co­mer­cia­li­za­ción, con­de­nando a la en­tidad a re­em­bolsar más de 34.000 eu­ros.

Las asociaciones de consumidores instan a la ciudadanía a ser prudentes con este tipo de 'plasticos', cuyo uso está muy extendido en el período estival.

El juzgado de primera instancia número 11 de la ciudad estima que no se alertó debidamente al usuario del bucle de endeudamiento en que podía verse envuelto, ya que las condiciones contractuales que regían el uso de la tarjeta "se consignaron en un texto de tipología tan diminuta que su lectura resulta impractivable sin la ayuda de una lente de aumento".

En consecuencia, el órgano declaró nulo -es decir, inexistente jurídicamente- el contrato, condenando a la entidad a devolver todo lo cobrado indebidamente por el uso del 'plástico': un montante total de 34.163 euros, de los cuales casi 11.000 corresponden a la deuda que el cliente tenía aún pendiente de pago con Wizink por esta causa. El cliente contó en el proceso con la asistencia de la plataforma jurídica Reclama por Mí.

El verano, temporada alta para las 'revolving'

Otras asociaciones de consumidores alertan de los "peligrosos" reclamos que emplean las entidades comercializadoras de este tipo de tarjetas, recordando que las vacaciones de verano son, junto con la campaña navideña, los picos de actividad de las 'revolving'. Aconseja a los usuarios "extremar la precaución y saber exactamente cuánto van a terminar pagando y hasta cuándo".

El funcionamiento de las 'revolving' es profundamente polémico, hasta el punto de que no faltan las voces que las califican de usura. Las compras o movimientos de efectivo financiadas con este producto quedan aplazadas automáticamente, de modo que el usuario dispone de una línea de financiación que le permite pagar sus compras a plazos.

Como con cualquier tarjeta de crédito, se pueden realizar pagos aunque la cuenta asociada a ella esté a cero, abonándose los cargos con posterioridad. Si la cuota elegida no cubre los intereses devenidos, la devolución del crédito puede demorarse, de modo que la deuda sigue incrementándose hasta que el pasivo no pueda ser satisfecho con esta forma de pago.

La cuota elegida para devolver el préstamo deviene insuficiente para cubrir los intereses generados por la altísima Tasa Anual Equivalente (TAE), con lo que nace una nueva deuda con nuevos intereses, generándose un bucle de endeudamiento. Asufin remarca que la media de intereses de los préstamos al consumo está en torno al 7%, mientras que en las 'revolving' alcanza el 18,88%.

Artículos relacionados